El Atlético Valladolid hace 'la goma' ante Cuenca para acabar cediendo

Instante del partido de ida, disputado en Huerta del Rey.

Los gladiadores azules sufrieron para anotar y tuvieron que remontar siete goles en contra en la segunda parte, siempre a remolque de los locales. No fue suficiente y encajaron su undécima derrota lejos de Huerta del Rey

Liberbank Ciudad Encantada (28): Leo Vial (portero), Pablo Vainstein (5, 2p), Martín Doldan (5), Thiago Alves (6), Adrián Nolasco (3), Sergio López (5), Vuk Perovic (1) -siete inicial- Marc Canyigueral (-), David Mendoza (-), Hugo López (-), Agustín Vidal (3), Rafael López (-), Kilian Ramírez (portero), Eduardo de León (-), Nicolas López (1)

 

Recoletas Atlético Valladolid (24): Javi Díaz (Portero), Diego Camino (1), Roberto Turrado (1), Fernando Hernández (4, 3p), Rubén Río (-), Miguel Camino (7), Víctor Rodríguez (1) -siete inicial- Sergi Grossi (-), Alfonso de la Rubia (2), César Pérez (portero), Abel Serdio (4), Roberto Pérez (-), Gonzalo Viscovich (-), Jorge Serrano (3), Luisma Lorasque (-), Daniel Dujshebaev (1).

 

Parciales cada 5 minutos: 1-1, 3-3, 4-5, 9-7, 10-9, 12-9 -descanso- 16-11, 19-13, 21-14, 23-17, 24-21 y 28-24

 

Árbitros: Ion Bustamante López - Javier Álvarez Mata. Excluyeron a Abel Serdio (5’), David Mendoza (21’), Agustín Vidal (50’)

 

Pabellón: Pabellón El Sargal (Cuenca) ante 900 espectadores.

El Recoletas Atlético Valladolid sufrió una nueva derrota lejos de casa, en su visita al Liberbank Ciudad Encantada de Cuenca (28-24). Un resultado que aleja a los gladiadores azules de la zona noble de la Asobal y le obliga a seguir mirando hacia abajo para asegurar su permanencia a falta de ocho jornadas.

 

El equipo de Nacho González se vio superado por el muro defensivo del Liberbank, ante el que se atascó el ataque vallisoletano, con poca fluidez y falto de ideas. Ese querer y no poder se fue trasladando poco a poco al trabajo defensivo, que perdió concentración e intensidad para provocar una sangría en el final de la primera parte e inicio de la segunda (18-11, minuto 36).

 

El Recoletas Atlético Valladolid tuvo, una vez más, que enfrentarse a una remontada casi imposible. Aunque esta vez a punto estuvo de dar la vuelta al encuentro cuando a falta de 5 minutos se puso a dos goles (24-22). No fue suficiente para ganar y el Atlético Valladolid sumó su 13ª derrota liguera (once fuera de casa).

 

Brilló hoy Miguel Camino con 7 goles, su récord personal en el Recoletas Atlético Valladolid, y demostrando que su recuperación tras su lesión es ya un hecho. Fernando Hernández, por su parte, anotó 4 goles y alcanzó los 1.750 goles anotados en la Liga Asobal.

 

Los vallisoletanos arrancaron bien el partido y se adaptó a un ritmo lento, con pocos lanzamientos, escasos contraataques y mucho respeto entre ambos rivales. Las defensas fueron superiores en esta primera mitad y la igualdad se reflejó en un marcador escueto (5-50, minuto 16).

 

Dos goles consecutivos de Abel Serdio adelantaban al Recoletas Atlético Valladolid (6-7, minuto 17) y provocaban el primer tiempo muerto de los locales. La reacción posterior fue evidente. Un 3-0 de parcial desestabilizaba un choque hasta ese momento igualado (9-7, minuto 20) y a partir de ese momento fue el Liberbank Ciudad Encantada el que encontró grietas en la defensa vallisoletana. Al descanso se llegó con tres goles de desventaja para el Recoletas Atlético Valladolid (12-9). 

 

La segunda parte tampoco mejoró para los de Nacho González. Sus ataques se estrellaban contra una bien plantada defensa conquense. Además, a la falta de claridad ofensiva se sumaron las paradas del brasileño Leo Vital por lo que el panorama siguió empeorando para el Recoletas. Dos pérdidas seguidas en el inicio provocaron dos goles del Liberbank (14-9, minuto 32) y otro tiempo muerto de Nacho González. No surtió efecto ya que la desventaja creció hasta los siete goles en un abrir y cerrar de ojos (18-11, minuto 36).

 

La incapacidad en ataque del Recoletas se había trasladado ya a la defensa, provocando una pérdida de concentración que, a la postre, fue mortal para el equipo. Pérdidas, errores en los pases, sin ideas para encontrar huecos y… lanzamientos fallados o parados por Leo Vital. Así fue el ataque visitante durante estos duros minutos. 

 

En otro tiempo muerto de los vallisoletanos en el minuto 37 Nacho González cambió la defensa de su equipo a una 5-1 para intentar la remontada. La sangría de goles se frenó pero se entró en una fase de intercambio de goles, inútil para el Recoletas Atlético Valladolid, que necesitaba algo más para poder cambiar el ritmo y ganar. Así se pasó del 18-11 al 22-17 en el minuto 49. 

 

Los de Nacho González volvieron, poco a poco, a centrarse en defensa y sacaron mucho provecho de una superioridad para marcar un 0-3 de parcial y acercarse a tres goles (23-20, minuto 51), que fueron dos instantes después (23-21, minuto 54). Fue el momento decisivo del choque ya que la remontada podía ser posible.

 

Sin embargo, tres goles consecutivos de Thiago Alves (2) y Agustín Vidal sentenciaron el encuentro (27-22) a falta de dos minutos. Al final, victoria del Liberbank Ciudad Encantada por 28-24. 

 

Nacho González, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid comentó así esta derrota: “El problema ha estado en el final de la primera parte y la salida de la segunda, con parciales por pérdidas nuestras, que les ha permitido irse en el marcador. Cuenca iba a un juego más lento, defensa dura, al borde del pasivo… Las pérdidas nuestras y ese margen les ha dado alas”.

 

Al final hemos intentado remontar con una defensa más abierta, hemos estado a dos goles y lanzamiento claro a 6 metros que fallamos. Pero había que hacerlo todo muy bien para conseguir remontar y más fuera de casa. Su portería ha estado a buen nivel. Thiago Alves, en las acciones decisivas ha estado muy acertado”, comentó.