Cyl dots mini

El Atlético Valladolid encauza su rumbo con victoria en Cangas

Los gladiadores azules suman una victoria vital para romper su mala racha. Un triunfo construido desde la defensa, que permitió a los vallisoletanos mantener durante todo el choque una amplia ventaja.

Frigoríficos Morrazo (21): Diego Moyano (portero), FilipVujovic (2), SusoSoliño (-), Máximo Cancio (1), Franco Daniel Gavidia (-), Daniel Cerqueira (3), David Chapela (3) -siete inicial- Eduardo Salazar (portero),MoisesSimes (1), Rubén Soliño (-), David Iglesias (-), Adrián Menduiña (2, 2p), AlenMuratovic (2), Ángel Rodríguez (-), NikolaPotic (7), Pablo Castro (-).

 

Recoletas Atlético Valladolid (30): Javi Díaz (portero), Roberto Turrado (-), Adrián Fernández (1), Fernando Hernández (1, 1p), Rubén Río (7), Gonzalo Viscovich (1), Víctor Rodríguez (4) -siete inicial- Diego Camino (4, 2p), Nico López (-), Héctor González (1), Alex Garza (-), César Pérez (portero), Abel Serdio (6), Roberto Pérez (2), Jorge Serrano (1), MiguelCamino (2).

 

Parciales cada 5 minutos: 1-3, 3-6, 5-9, 7-12, 9-13, 10-15 -descanso-12-18, 15-21, 16-23, 18-25, 20-28, 21-30

 

Árbitros: David Monjo Ortega y Miguel Martín Soria Fabián.Excluyeron aMaxi Cancio (11’, 17’), Roberto Turrado (15’), Diego Camino (25’), Adrián Menduiña (31’), Héctor González (34’), Rubén Río (44’)

 

Pabellón: Pabellón Municipal O Gatañal (Cangas de Morrazo).19ª jornada de Liga Asobal. 1.600 espectadores.

El Recoletas Atlético Valladolid sumó hoy su segunda victoria fuera de casa esta temporada tras ganar en la pista del Frigoríficos Morrazo (21-30). Un triunfo importante que rompe con la racha negativa de cuatro derrotas seguidas que llevaban los gladiadores azules. Es, además, la primera victoria del equipo con David Pisonero al frente del banquillo.

 

El encuentro de OGatañal sirvió de recompensa al trabajo de un Recoletas Atlético Valladolid que se había quedado sin premio ante Benidorm y Granollers por muy poco. Esta vez, el equipo se mostró mucho más sólido en defensa y, sobre todo, supo mantener la cabeza fría para controlar y manejar la amplía ventaja que desde el principio consiguió (5-12, minuto 17).

 

Además de un trabajo defensivo excepcional, con solo 21 goles encajados, el Recoletas también firmó un partido ofensivo destacable, en el que sobresalieron Rubén Río (7 goles) y Abel Serdio (6) como máximos goleadores, aunque la actuación coral fue también clave. Los gladiadores azules sumaron la victoria más amplia de la temporada y su segunda victoria lejos de Huerta del Rey, tras la conseguida en la tercera jornada en Granollers.

 

Arrancó el choque tal y como quería David Pisonero, con una defensa eficaz que permitiera algún contraataque y goles fáciles. En el minuto 10 el Recoletas ya ganaba por tres goles de diferencia (3-6), ventaja que aumentó hasta los 4 en poco tiempo (5-9, minuto 13). Se notó esa defensa y el buen trabajo ofensivo de los más jóvenes, como Rubén Río y Abel Serdio, autores de 3 goles cada uno en estos primeros minutos.

 

Frigoríficos Morrazo paró el choque con un tiempo muerto pero el Atlético Valladolid estaba lanzado. Su ventaja siguió en aumento y ni siquiera una exclusión a Roberto Turrado frenó la avalancha vallisoletana. Dos goles más de un imparable Rubén Río y otro de Víctor Rodríguez dejó el partido muy franco para los visitantes, con un marcador muy favorable con siete goles de ventaja: 5-12 en el minuto 17.

 

Pero los de Cangas reaccionaron y lograron reducir esa diferencia hasta un 10-13 (minuto 26), con un parcial de 5-1 que obligó a Pisonero a solicitar un tiempo muerto para evitar la remontada. Un par de intervenciones de Javi Díaz y otros dos contraataques anotados devolvieron la tranquilidad a los gladiadores azules al final de la primera parte (10-15).

 

El Recoletas Atlético Valladolid prolongó su buen trabajo en defensa en el inicio de la segunda mitad y mantuvo a raya al Frigoríficos Morrazo en sus intentos de remontada. Los vallisoletanos poco a poco ganaron de nuevo un amplio colchón de ventaja en el marcador y encarriló la victoria en el minuto 43 (15-23) tras dos goles seguidos de Roberto Pérez.

 

Los ocho goles de diferencia se redujeron tras un tiempo muerto local y la exclusión de Rubén Río (17-23, minuto 46) pero los de David Pisonero supieron esta vez controlar su ventaja con cabeza y mantener el ritmo de partido adecuado hasta el final. Una victoria que llegó sin apuros en los minutos finales y que se cerró con 21-30.