El Atlético Valladolid dice adiós a la Copa del Rey

Imagen del partido de ida. A. MINGUEZA

La derrota en la vuelta ante el BM Sinfín (27-24) apea al conjunto azulón del torneo del KO en el último partido de 2016.

FICHA TÉCNICA

BM SINFÍN (27): Darius Makaria (portero), Cristian Postigo (4), Pablo Paredes (8), José Antonio Calderón (-), Iván Amarelle (8, 2p.), Íñigo Jorajuría (3), Diego Muñiz (-) –siete inicial, Alberto Pla (-), Alejandro Blázquez (-), Jorge Prieto (-), José Manuel Herrero Lon (1), Guillermo Ros (-), Óscar Río (3), Nikolai Herrero (-), Ernesto Sánchez (portero).

 

ATLÉTICO VALLADOLID (24): César Pérez (portero), Diego Camino (-), Fernando Hernández (9, 4p.), Abel Serdio (5), Gonzalo Viscovich (2), Víctor Rodríguez (3), Roberto Pérez (2) -siete inicial- Javi Díaz (Portero), Roberto Turrado (-), Nico López (-), Daniel Dujshebaev (-), Alfonso de la Rubia (-), Jorge Serrano (3), Luisma Lorasque (-), Sergi Grossi (-) y Miguel Camino (-).

 

PARCIALES: 2-1, 5-4, 7-8, 9-10, 12-13, 15-15 -descanso- 17-17, 21-20, 22-21, 24-22, 25-23 y 27-24.

 

ÁRBITROS: Javier Álvarez Mata y Ion Bustamante López. Descalificaron a Alfonso de la Rubia (41’). Excluyeron a Diego Muñiz (7’), Víctor Rodríguez (22’), José Antonio Calderón (26’ y 54’), Jorge Serrano (27’), Cristian Postigo (41’), Dani Dujshebaev (44’), Sergi Grossi (48’), Nikolai Herrero (50’), Fernando Hernández (56’). 

 

PABELLÓN: La Albericia (Santander). 

El Recoletas Atlético Valladolid cayó eliminado de la Copa del Rey al perder en el encuentro de vuelta de la tercera eliminatoria en casa del DS Auto Gomas Sinfín (27-24). Los cántabros estarán en la siguiente ronda al hacer valer el 23-23 de la ida e imponerse en el de vuelta, en un partido dominado por el conjunto vallisoletano durante gran parte de la primera parte y que se mantuvo igualado hasta el minuto 46. A partir de ahí, los porteros impusieron su ley y el cuadro que dirige Nacho González solo pudo hacer 2 goles, cediendo el dominio en el electrónico y la derrota que le deja fuera de la Copa.

 

Los vallisoletanos, eso sí, demostraron desde los primeros instantes que querían estar en el bombo del sorteo de mañana de la cuarta ronda de esta Copa del Rey. Con el 0-1 de Fernando Hernández a poco de comenzar el encuentro o con el 5-7 con el que empezó a abrir cierto hueco a los 13 minutos. A pesar de la dificultad de jugar fuera de casa, del 23-23 del encuentro de la ida y de las ausencias de los lesionados Rubén Río y Nico López, el Recoletas Atlético Valladolid comenzó mandando.

 

Y con esa renta de +2 se mantuvo durante gran parte de la primera mitad, con el capitán tirando del carro (7 tantos sin fallo en los primeros 30 minutos); con César Pérez evitando los goles de Pablo Paredes y el resto acompañando. Así, con 9-11 llegó el primer tiempo muerto del encuentro, pedido por Rodrigo Reñones. A pesar de ello, y de dos exclusiones seguidas de Dani Dujshebaev y de Víctor Rodríguez, los de Nacho González aguantaron por delante. 

 

Hasta llegar al descanso. Un par de errores en lanzamientos desde el pivote, una nueva exclusión cuando el equipo vallisoletano estaba en superioridad numérica y el acierto de los cántabros hizo que el marcador se voltease y se igualase hasta el 15-15 del intermedio. Con las espadas en todo lo alto, esperaba una segunda parte de infarto.

 

En ella, con cambio de porteros en ambos equipos (en el vallisoletano entró Javi Díaz por César Pérez), la igualdad fue la tónica predominante. Aunque ahora con el Sinfín por delante. Cada pérdida o parada de uno de los porteros permitía abrir un pequeño hueco, importante en una eliminatoria tan a la par. Así, una pérdida del Recoletas Atlético Valladolid, unido a una intervención de Ernesto Sánchez llevó al 20-18 en el minuto 38.

 

Pero los dirigidos por Nacho González no arrojaron la toalla y se agarraron al encuentro, sin permitir que el cuadro local abriese brecha. Así, Gonzalo Viscovich ponía de nuevo las tablas con el 21-21 (minuto 42). Dos nuevas paradas, una por cada portero, dieron paso a un par de tantos seguidos de los cántabros, que volvieron a poner el +2 de su lado (23-21, minuto 46), lo que llevó al tiempo muerto visitante.

 

Quedaban 15 minutos y era el momento de vaciarse en la pista en pos del pase. Cualquier empate le daba la clasificación al Recoletas Atlético Valladolid, ya que se iban a superar los 23 tantos a favor. De ahí, la importancia de cada ataque, de cada parada o de cada exclusión.

 

Los vallisoletanos volvieron a quedarse con uno menos y, a pesar de tener balón para incluso empatar, de nuevo se vieron dos por abajo y ya en los 10 minutos finales (24-22). Era el momento de la verdad, con Ernesto y Javi Díaz exhibiéndose en portería y con los lógicos nervios de un pase en juego.

 

De hecho el 24-22 se mantuvo inalterable durante 5 minutos (del 18 al 23), lo que deja claro la tensión del momento y de la eliminatoria. Lo alteró Iván Amarelle, de penalti, poniendo un 25-22 que complicaba el pase a los vallisoletanos, con solo seis minutos por jugarse.

 

El Recoletas Atlético Valladolid no bajó los brazos, lo siguió intentando, pero sin acierto con la portería. Otra exclusión y un lanzamiento parado por el portero local prácticamente le dejaron sin tiempo de reacción. Solo dos goles en esos últimos 14 minutos habían dejado sin opciones al conjunto vallisoletano, que dice adiós a la Copa.

 

“Ha sido un partido muy igualado. Al final, la defensa muy dura de Sinfín se ha impuesto, no hemos conseguida atacarla bien y tampoco han sufrido tantas exclusiones. Ahora toca trabajar y pensar en la Liga”, ha valorado el técnico, Nacho González.