Cyl dots mini

El Atlético Valladolid comienza la temporada con victoria en una cancha complicada

Los gladiadores azules superan a Cuenca en un encuentro dominado por los visitantes desde el principio, que se complicó en los últimos instantes (33-34).

Liberbank Cuenca (33): Leo Maciel (portero), Pablo Vainstein (-), Martín Doldán (6), David Mendoza (-), Santiago Baronetto (4), Thiago Alves (3), Sergio López (6, 1p) -siete inicial-Leonardo Dutra (7), Hugo López (-), Lucas Moscariello (-), Adrián Nolasco (1), Óscar Río (2, 2p), Francisco Javier Castro (-), Kilian Garajonay (portero), Ángel Montoro (4).

 

Recoletas Atlético Valladolid (34): César Pérez (portero), Diego Camino (5, 2p), Abel Serdio (4), Roberto Pérez (3), Jorge Serrano (9, 3p), Miguel Camino (3), Víctor Rodríguez (2) -siete inicial- Adrián Fernández (4), Nico López (-), Héctor González (-), Dani Pérez (-), Rubén Río (3), Carlos Calle (portero, 1), Miguel Martínez (-), Gastón Mouriño (-), Manu García (-).

 

Parciales cada 5 minutos: 1-3, 2-6, 7-8, 8-11, 10-12, 15-17 -descanso- 16-21, 20-24, 23-27, 26-31, 30-34, 33-34

 

Árbitros: Miguel Martín Soria y David Monjo. Excluyeron a Abel Serdio (6’), Pablo Vainstein (7’), Miguel Camino (12’), Adrián Fernández (14’), Martín Doldán (22’), Thiago Alves (39’). Lucas Moscariello (42’)

 

Pabellón: Pabellón El Sargal (Cuenca). 1ª Jornada de Liga Asobal

El Recoletas Atlético Valladolid ha comenzado a lo grande la Liga Asobal 2018-2019, con una victoria ante uno de los rivales más complicados y en su propia casa. Los gladiadores azules se impusieron al Liberbank Cuenca (33-34) después de firmar una gran actuación y dominar el choque desde el minuto uno.

 

El Atlético Valladolid dominó el marcador desde el 0-1 y desplegó un juego muy inteligente, con muchas variantes tácticas que desarbolaron a un rival muy reforzado esta temporada, pero que no supo cómo desactivar. Es el primer triunfo en Asobal de los gladiadores azules en Cuenca.

 

Los vallisoletanos ganaron por varios motivos: por la defensa 5-1 abierta que funcionó a la perfección para frenar a los peligrosos lanzadores del Liberbank, que además provocó muchos errores en el rival; por la paciencia y control en ataque, con muy pocas pérdidas, mucha continuidad a los extremos, y una actuación coral excepcional en la primera línea.

 

Sobresalió la primera línea en general, con mucha rotación, Adrián Fernández, Roberto Pérez, Víctor Rodríguez, Rubén Río… pero además, en lo individual destacaron varios jugadores: Jorge Serrano, autor de 9 goles; Diego Camino, impecable e imaginativo en la dirección de ataque; Abel Serdio, peligroso y efectivo en el pivote; y el portero Carlos Calle, que en su estreno estuvo muy acertado con 8 paradas.

 

El encuentro comenzó con David Pisonero como protagonista, insistiendo de nuevo desde el inicio con una defensa 5-1 con Miguel Camino de avanzado. Y otra vez le dio resultado. Liberbank Cuenca sufría mucho para circular y lanzar con comodidad y el Recoletas Atlético Valladolid lo aprovechó ganando en confianza y llevando la voz cantante en el choque.

 

El 1-4 del minuto 7 no fue un espejismo y los vallisoletanos aguantaron toda la primera parte con esa ventaja. Brillaron Jorge Serrano, Diego Camino y el propio Miguel Camino, 10 goles entre los tres en la primera mitad. A ellos se sumaron Rubén Río, Adrián Fernández y Víctor Rodríguez, anotando con fluidez. También la portería estuvo acertada, repartiéndose minutos entre César Pérez y Carlos Calle, aunque fueron las pérdidas y errores del Liberbank Cuenca, provocadas por una brillante defensa vallisoletana, las claves para entender el liderazgo en el marcador visitante.

 

El Recoletas llegó a tener cuatro goles de ventaja en varias ocasiones (7-11, min 18) y mantuvo la tranquilidad y su nivel defensivo hasta el descanso (14-17). Además, su buen juego continuó en la segunda mitad y durante veinte minutos más su ventaja osciló entre los 4 y 5 goles después de que en el minuto 34 alcanzara esa ventaja (16-21).

 

Seguía anotando Jorge Serrano, también Abel Serdio, Adrián y ahora también Roberto Pérez. Diego Camino volvía loca a la defensa de Cuenca y junto a él toda la primera línea del Recoletas estuvo muy acertada, a pesar de la alta rotación de jugadores que Pisonero ordenó durante todo el choque. Eso sirvió para que todos estuvieron más frescos.

 

Sin embargo, en el minuto 50 y con 26-31, Liberbank Cuenca se decidió a cambiar su defensa, por una más abierta, con defensa individual a Diego Camino y el panorama cambió. Los gladiadores azules solo fueron capaces de anotar 3 goles más en los últimos diez minutos, sufrieron muchísimo para marcar y los locales se acercaron (30-32, minuto 54). Pero otro gol de Jorge y uno de Adrián dieron oxígeno al Recoletas, que parecía encarrilar el triunfo (30-34, minuto 55).

 

No fue así, aparecieron los nervios, el balón quemaba en ataque y se perdían balones o se lanzaba sin opciones. A pesar de eso, se jugó con inteligencia, se perdió algo de tiempo y se sacó rédito a la pequeña ventaja en el marcador.

 

Del 30-34 se pasó al 33-34 a falta de 50 segundos. La posesión del Recoletas no fue nada buena, Rubén Río lanzó mal y dejó casi diez segundos al Liberbank Cuenca para una última contra en la que, por fortuna, no se llego a tirar a portería. Victoria final para el Recoletas Atlético Valladolid por 33-34.