El Atlético Valladolid cierra con victoria la primera vuelta tras imponerse al Frigoríficos Morrazo (29-24)

A los gladiadores azules les costó superar la defensa y el ritmo impuesto por los visitantes, pero terminaron imponiéndose desde la defensa y con una gran segunda mitad ofensiva 

Recoletas Atlético Valladolid (29): Diego Camino (1, 1p), Nico López (1), Roberto Turrado (-), Adrián Fernández (10, 5p), Rubén Río (1), Carlos Calle (portero), Arthur Patrianova (4), César Pérez (portero, 13 paradas), Álvaro Martínez (3), Miguel Martínez (-), Roberto Pérez (1), Robin Dourte (-), Alberto Cepeda (portero), Miguel Camino (3), Manu García (3), Víctor Rodríguez (2).

 

Frigoríficos Morrazo (24): Javi Díaz (portero, 13 paradas), Filip Vujovic (1), Moisés Simes (3), Brais González (-), Rubén Soliño (2), Juan Carlos Quintas (-), Daniel Peiró (-), Tihomir Doder (-), Daniel Cerqueira (4), Carlos Vilanova (3), Adrián Menduiña (2, 2p), Alen Muratovic (5), Mihajlo Mitic (3), Gerard Forns (portero), Valiantsin Kuran (-), Pablo Castro (1).

 

Parciales cada 5 minutos: 1-1, 4-4, 5-6, 6-6, 8-7, 12-9 -descanso- 13-11, 16-14, 20-16, 23-18, 25-20 y 29-24 

 

Árbitros: Enric Escoda y Roland Sánchez. Excluyeron a Carlos Quintas (12’), Mihajlo Mitic (17’), Roberto Turrado (23’), Daniel Cerqueira (39’)

 

Pabellón: Huerta del Rey (Valladolid). 15ª jornada de Liga Asobal. 1.673 espectadores

El Recoletas Atlético Valladolid cerró la primera vuelta de la Liga ASOBAL con una victoria balsámica ante Frigoríficos Morrazo (29-24). A los gladiadores azules les costó mucho superar a un rival bien cerrado atrás, con su portero Javi Díaz en estado de gracia y buscando un ritmo lento y un marcador corto. Sin embargo, los vallisoletanos pudieron imponer finalmente su ataque y llevarse el triunfo. 

 

Los de Óscar Ollero llegan al parón liguero con 12 puntos en el 9º puesto de la clasificación, pero con el buen sabor de boca de una última victoria que les aleja de la zona de descenso y que les reconcilia con la afición antes de la disputa de la Copa ASOBAL este próximo fin de semana. Noticias positivas fueron también el regreso de Rubén Río y Carlos Calle, recuperados de sus lesiones.

 

Sin embargo, el triunfo se empañó con la confirmación de la grave lesión del pivote cubano Claudio Ramos, con rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. El jugador cedido por el BM Logroño La Rioja queda pendiente de operación quirúrgica y se perderá lo que queda de temporada.

 

El choque ante Cangas comenzó con dos equipos con mucho respeto, con ritmo lento y muy pocos goles. Los equipos apostaron por el control, por no tener pérdidas, y arriesgaron muy poco. Recoletas se contagió del ritmo pausado de un Frigoríficos Morrazo que buscó un marcador corto con el que frenar la rapidez habitual de los locales.

 

Los de Cangas lograron su objetivo durante muchos minutos, cerrando muy bien su defensa y con un Javi Díaz en estado de gracia en la portería. Los gallegos controlaron así el partido hasta el minuto 13 (5-6) con un Recoletas al que le costaba anotar, con muchos errores y pérdidas, y sobre todo, porque se topo con un Javi Díaz espléndido, capaz de detener tres lanzamientos en la misma jugada. Brillante también estuvo César Pérez, que también mantuvo el nivel de partidos anteriores. 

 

Los vallisoletanos intentaron animar el choque e imprimir más ritmo a sus acciones, pero Cangas aguantó y el partido siguió con poca anotación (8-8, minuto 24). Hasta ese momento el Recoletas había anotado solo 8 goles, cuatro de ellos de penalti de Adrián Fernández. Pero en la recta final de la primera parte los vallisoletanos pudieron soltarse  y poco a poco fueron recuperando el ritmo y marcharse al descanso con la mayor ventaja hasta el momento (12-9).

 

En la segunda mitad, los gladiadores azules mantuvieron su iniciativa y el encuentro se tornó mucho más vivo. Frigoríficos Cangas aguantó diez minutos pero no se encontró cómodo con este nuevo escenario (20-16, minuto 44). La actuación de Javi Díaz salvó a los visitantes de una mayor desventaja. Un tiempo muerto de Cangas no detuvo al Recoletas, que alcanzó una diferencia de 5 goles poco después (21-16, minuto 46) y que remató a su rival con varias buenas defensas seguidas y dos goles más que le dieron una ventaja amplia y suficiente para afrontar el final con tranquilidad (23-17, minuto 48).

 

Los gallegos intentaron remontar pero el Recoletas Atlético Valladolid siguió anotando con mucha más fluidez y mantuvo su ventaja sin excesivos problemas. Victoria final por 29-24 con una gran actuación de individual de Adrián Fernández, autor de 10 goles.