Actualizado 20:30 CET Versión escritorio
Valladolid

El Atlético Valladolid acaricia su primera final, pero cae en la prórroga ante el Bidasoa

Los gladiadores azules forzaron el tiempo extra en un brillante final pero no pudieron rematar ante un Bidasoa Irún que jugará la final ante el Barça.

Publicado el 15.12.2019

El Recoletas Atlético Valladolid se quedó muy cerca de jugar su primera final tras perder en la prórroga de su semifinal de la XXX Copa Asobal ante el Bidasoa Irún (30-33). Los gladiadores azules vendieron cara su derrota en un encuentro dominado durante muchos minutos por los irundarras, pero en el que el espíritu de lucha de los dirigidos por Óscar Ollero les permitió remontar hasta cinco goles en contra en los minutos finales, para forzar la prórroga con un lanzamiento desde los siete metros de Diego Camino. El tiempo extra tuvo como protagonista a Rangel Luan de Rosa, el hoy portero suplente de Bidasoa, que, con 6 paradas, permitió que los de Jacobo Cuétara sean este domingo, a partir de las 17.00 horas, los rivales del Barça en la final de la Copa.

 

El Recoletas Atlético Valladolid salió dispuesto a ser el gran animador de esta Copa Asobal. A pesar de comenzar con un gol en contra, con un par de acciones de nervio de Miguel Camino y una acción en segunda oleada de Nico López, se puso por delante a los 4 minutos (3-2). Pero la respuesta del tercer clasificado de la Liga fue contundente, con un 0-3 de parcial en tres minutos, que llegó al poco al tiempo muerto de Óscar Ollero. El partido estaba siendo de dinámicas y muchas pérdidas, y en el desorden no se maneja bien el cuadro pucelano.

 

Por eso, el tiempo muerto de Ollero, con 4-7 en contra. Dos rápidos goles de los suyos llevó una igualdad que no acabó de consumar Miguel Camino ante un Xoan Ledó que volvió a ser protagonista en los irundarras. Así fue consumándose la primera parte, con arreones de los dos conjuntos. Con el Recoletas Atlético Valladolid tratando de llevar el orden a sus ataques, con Adrián primero y luego con Diego Camino; con pocos balones al pivote y con un Bidasoa que buscaba atacar sobre el aviso de pasivo, con los hermanos Salinas siempre protagonistas y con su defensa dura y rayando la exclusión. Así se llegó al descanso con la máxima de Bidasoa (11-14), después de que solo cuatro minutos antes el electrónico reflejase un igualado 10-11.

 

Los gladiadores azules tenían que apretar más atrás y buscar otras alternativas en la segunda parte si querían alcanzar la primera final de su historia. Y estuvieron KO durante muchos minutos. De hecho solo se acercaron con el 14-16 en el 35 y se vieron totalmente fuera con el 15-20 en el 39.

 

Ollero buscó alternativas en defensa, como el 5:1 con Miguel Camino de avanzado e incluso alguna mixta sobre Rodrigo Salinas, el verdadero motor del ataque de los irundarras. No había forma de parar a los guipuzcoanos, que se vieron casi ganadores cuando se enfilaba la recta final, con un 20-25 y el Recoletas Atlético Valladolid solo encontrando huecos por el medio gracias al joven Álvaro Martínez Lobato. Entonces, el técnico colocó en ataque a los dos centrales, Diego Camino y Adrián Fernández, y la cosa cambió.

 

Parecía que no había tiempo, pero en tres minutos se pasó del 20-25 al 24-25 y la afición se entonó, empujando desde la grada. Con César Pérez parando, la defensa apretando y el ataque, con los dos centrales funcionando, el equipo vio el empate factible. Llegó con el 27-27 a falta de un minuto y de nuevo, con el 28-28 tras un siete metros de Diego Camino sobre la bocina.

 

Era el momento de la prórroga. De luchar por la final en dos tiempos de cinco minutos. El primero se cerró con dos paradas, una de César y otra de Rangel, y un 29-30 a favor del Bidasoa. En el segundo, dos paradas de Rangel y una acción polémica, con posible falta en ataque de Azkue en el 30-31, empezaron a dilapidar las opciones de los gladiadores azules que, de nuevo, se toparon con el portero irundarra.

 

El Bidasoa hizo dos goles más y jugará mañana la gran final de la XXX Copa Asobal en Huerta del Rey.

COMENTARComentarios