El arte de Francisco Leiro

Para mí el arte es una constante que me ha mantenido con los pies en la tierra. Uno no tiene control de lo que hace. Por eso, cuando uno expone es como ponerse enfrente, verse. La reacción de la gente que más me emociona es cuando me dicen: Gracias, me hizo bien. Eso justifica la vida.

Valladolid. Patio Herreriano. Capilla de los Condes de Fuensaldaña. GIANT. Francisco Leiro. Esculturas Meat Market, Bouzas, Mariscador y Afrodita. Hasta el 1 de julio.

 

Antes de entrar en La Capilla paseo por el Claustro del Patio Herreriano y me doy de bruces con Afrodita. A primera vista resulta una pieza extraña, misteriosa y curiosamente frágil. Insta al visitante a recorrerla con la mirada… y con las manos; sorprende una curiosa intimidad por su tamaño que subraya su intensidad.

 

El escultor Francisco Leiro (1957) es una figura importante en el marco internacional, reconocible por los materiales y la técnica que utiliza , madera, piedra, bronce, acero y también por los motivos que representa. Estas esculturas de madera que presenta en El Patio Herreriano es un homenaje a los empleados de un mercado de carne en Chelsea, otra escultura está dedicada a los trabajadores de los astilleros de Bouzas y la tercera representa a un mariscador de la Ría de Arousa. Y luego está Afrodita.

 

Valeriano Bozal en su imprescindible libro Historia de la pintura y la escultura del siglo XX en España (1940-2010) señala que Leiro destaca por la energía de su lenguaje que, una vez más recuerda al expresionismo alemán y a las tallas tradicionales. Trata la madera al modo en que lo hacían los canteros y los tallistas, el cromatismo y la relación con el espacio. Es fácil reconocer el esfuerzo realizado, las vetas de madera, aprovechadas para acentuar la expresión de las figuras.

 

Siempre hay algo de verdad en las cosas imaginadas, decía Hemingway, del mismo modo que siempre hay algo imaginado en las cosas de verdad. Quizás por esto, los personajes de Leiro son de verdad. Y por eso las historias que narra (Leiro – escribe Bozal- es un escultor narrativo) aportan contexto y argumentos hilvanado sentido e imaginación, dando valor a lo que se realizan con las manos. Se trata de obras impecablemente resueltas desde el punto de vista técnico, lo que las hace visualmente y espacialmente muy atractivas. Es justo el equilibrio y tensión entre construcción, forma y expresión lo que confiere a estas esculturas su fuerza y posibilita su impacto emocional.

Noticias relacionadas