El aparcamiento de la Plaza Mayor de Valladolid reabre sus puertas tras cuatro meses de retrasos

Puente en el acto de inauguración. GERMÁN PRIETO
Ver album

El proyecto ha tenido un coste de 1,5 millones de euros

El aparcamiento subterráneo de la Plaza Mayor ya está abierto. Atrás ha quedado casi un año de obras que han culminado en la mañana de este lunes, cuando el tráfico ha empezado a rodar por el interior del complejo. Una reinauguración que llega con cuatro meses de retraso por lo que Óscar Puente ha pedido disculpas y ha catalogado de “especialmente relevante en el devenir histórico de la plaza”.

 

El espacio, tal y como ha recordado el regidor vallisoletano en el acto “primero fue surcado por tranvías, luego con autobuses y posteriormente con vehículos urbanos que llegaban a reinar en este espacio público”. Un proceso que ha concluido con la total peatonalización de la céntrica plaza, la apertura de tres nuevos accesos peatonales "para el acceso universal", las bocas de entrada y salida por las calles Manzana y Molinos y un coste total de 1,5 millones de euros.

 

Puente, que durante el discurso de inauguración ha dado marcha atrás en el tiempo en varias ocasiones, ha puesto de manifiesto la “situación de abandono” que el espacio presentaba durante las últimas décadas del siglo pasado: “A principios de los 80 los edificios se encontraban en estado ruinoso. A mediados de los 90 la situación comenzó a cambiar con ‘Valladolid Renace’, se revitalizó la plaza y se dotó de homogeneidad a sus edificios con pintura y pavimento”. Además, se peatonalizó y se mantuvo “el flujo de autobuses, taxis y vehículos privados que entraban y salían del parking”, ha recordado Puente.

 

Un aparcamiento que se construyó en 1971 y se amplió con una segunda planta en 1997 que “dotó de más coches a nuestra principal plaza”, ha añadido el regidor.

 

Puente ha querido señalar que con la finalización de estas obras “1.800 vehículos han dejado de circular por este espacio público” y ha asegurado a los automovilistas que “también se verán beneficiados porque ahora se podrá utilizar la plaza todos los días del año, sin las restricciones que hasta ahora obligaba a cerrarlo cuando la plaza albergaba eventos”.

 

Un proyecto que, según ha reconocidono era exactamente lo que finalmente se ha ejecutado cuando incorporamos la propuesta al programa electoral”, pero que “todos se verán beneficiados y ha aportado acceso universal al aparcamiento”.

 

Además, ha añadido que la complejidad y la solución final adoptadavino de la escucha activa a comerciantes y vecinos de la calle Pasión a la salida a la calle de Los Molinos”, para posteriormente apuntar que reciben las quejaspero no que sus peticiones fueron escuchadas”.

 

Finalmente, el regidor ha reiterado sus disculpas por los retrasos que se han producido y ha pedido perdón especialmente a “comerciantes, hosteleros, vecinos de la zona y a la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno”.

Noticias relacionadas