El alcalde de Valladolid cree que León de la Riva ha decidido "inmolarse" con su declaración

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, considera que su antecesor en el cargo, Javier León de la Riva, "ha decidido inmolarse en los juzgados" por declarar que desconocía la trascendencia mercantil de la denominada 'Comfort Letter' que firmó en 2011 al tiempo que ha asegurado que "alguien presiona" al exalcalde "para que no diga la verdad".

 

Así lo ha asegurado Puente en declaraciones al programa 'Valladolid en la Onda' de Onda Cero recogidas por Europa Press en referencia a las declaraciones de León de la Riva este martes en sede judicial donde ha manifestado desconocer la trascendencia mercantil de la denominada 'comfort letter' o carta de conformidad que en enero de 2011 firmó y que comprometía al Ayuntamiento a devolver 100 de los 400 millones de euros que un consorcio bancario integrado por seis entidades concedió para la operación de soterramiento del ferrocarril.

 

Puente ha reconocido que estas declaraciones le han producido "sorpresa y tristeza" ya que la postura que ha mantenido hoy León de la Riva "va en contra de lo que ha venido diciendo" ya que siempre ha dicho que actuó guiado por su concejal delegado, mientras que hoy ha asegurado "que ni habló con él, ni con el interventor, ni con el secretario y que firmó por su cuenta y sin saber que firmaba".

 

Por ello, el alcalde ha asegurado que la tesis de León de la Riva "es contradictoria e inverosímil" y así ha esgrimido sus 16 meses de experiencia como alcalde para aseverar que "un documento de ese tipo no se firma sin preguntar".

 

Por ello, Puente cree que su antecesor se ha inmolado en el juzgado, y aunque el actual alcalde no sabe "por qué", cree "que alguien le presiona para que no diga la verdad" por lo que achaca las declaraciones de este martes de León de la Riva a que "trata de eludir algún mal mayor que pueda pesar" sobre él.

 

Para Óscar Puente la verdad sobre la firma de esta carta de conformidad es que cuando se rubricó este documento el Ayuntamiento había superado el límite de endeudamiento y no se podía obtener un informe favorable del interventor, algo que sabían "Leon de la Riva y todos los demás".

 

Al actual alcalde le da "cierta pena" esta situación porque cree que Javier León de la Riva "va a sumir la culpa en solitario y le va a ir mal" y esto es lo último que a Puente le gustaría que pasara.

 

Por último, Óscar Puente ha recordado que el Consistorio ya ha recibido un requerimiento de los bancos que reclaman los 32 millones de euros, cantidad que no está en disposición de hacer frente, además de que el alcalde ha asegurado que va a pelear por lo que augura que el Ayuntamiento se "verá envuelto en procedimientos judiciales".