El agua tampoco da tregua en las Semanas Santas de la provincia

El Cristo de la Clemencia de Rioseco se quedó en su iglesia por la lluvia.

Rioseco, Medina del Campo y Peñafiel suspenden la mayoría de sus desfiles procesionales debido a la continua lluvia caída durante toda la jornada.

Si la lluvia está arruinando la mayoría de las procesiones de la capital, en la provincia la situación no es mucho más esperanzadora. Ayer sin ir más lejos, en Medina de Rioseco el Cristo de la Clemencia se quedó sin procesionar por vez primera en los cuatro años desde que se creó esta procesión y los cofrades se vieron obligados a realizar un pequeño acto en el interior de la iglesia de Santiago de los Caballeros.

 

En Medina del Campo, hubo cara y cruz en las dos procesiones programadas. Cientos de mujeres se quedaron sin el popular rosario de la Soledad en las calles y el rezo se trasladó a la iglesia del convento de las Hermanitas de Ancianos Desamparados. No obstante, la lluvia cesó y a las once de la noche se pudo celebrar el Vía Crucis masculino con el Cristo de Penitencia.

 

En Peñafiel, el Encuentro también se tuvo que realizar a cubierto debido al agua que no cesó en toda la jornada. Las cofradías de Nuestro Padre Jesús Nazareno y de la Pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo decidieron entonces llevar a cabo el acto dentro del templo. El lunes la situación en Peñafiel fue muy similar con la suspensión de la procesión.