Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

Ejemplaridad musical

Todo cuanto vive envejece. Pero el privilegio que tiene el ser humano es producir ciertas obras que se libran de esa premisa. La Bohème de Giacomo Puccini, Romeo y Julieta de Charles Gounod, Lucía Lammenrmoor de Gaetano Donizetti corroboran ese privilegio.  La música de estos compositores permanece en nosotros… Muchos años más tarde, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.

 

La música, como la literatura sufre el paso del tiempo. Pero las hay que pasan la prueba del tiempo y siguen siendo interesantes y fecundas. Las músicas y las voces que se escuchan esta tarde en la Sala Sinfónica Jesús López Cobos proceden del entusiasmo y la voluntad de la OSCyL dirigida por Guillermo García Calvo,  del tenor Juan Diego Flórez y  de la soprano Fatma Said.

 

La OSCyL, Flórez y Said dan vida a las partituras que el público escucha embelesado. La figura de Juan Diego Flórez llena el escenario. Su gesto firme y su voz sugerente con esa sonoridad acolchada e impoluta muestran todas las tonalidades que la música exige y que él sabe sacar brillo como nadie.

 

La soprano Fatma Said llenó de belleza los ojos de los espectadores nada más de pisar el escenario de la Sala Sinfónica. Su vestido rojo de Valentino cautivó y puso melancólico a los espectadores. Su voz siempre clara y con el timbre requerido para cada canción no puso el corazón de los espectadores en un puño.  En cada canción pone cuerpo y alma y eso llega al patio de butacas. Y también misterio.

 

Flores y Said están en plena madurez y se nota. La madurez se adquiere esquivando adversidades, utilizando la inteligencia y  respetando las partituras y los valores que lleva implícito la música.

 

Cada música te cuenta una historia. Las historias de este Concierto Extraordinario vienen cargada de aromas, sabores, recuerdos y tradición. La música es la protagonista pero el público logra que se produzca la simbiosis perfecta. Su forma de expresión es un recurso muy valioso del que esta tarde estamos disfrutando al máximo. Y estamos disfrutando porque entra en los cuerpos de manera natural y en los corazones donde se perpetuará para siempre. Una música, en definitiva que te atrapa y de teja hipnotizado.