Édipo en el LAVA

Un escenario vacío. Un espacio desnudo. Dos hombres y una mujer caminan por el escenario mientras el público observa. No hay telón. Luces, palabras, oscuridad, risas, sonrisas, codazos, tragedia y comedia. Está a punto de comenzar la diversión no exenta de reflexión sobre la sociedad y sus valores.

FICHA TECNICA. Laboratorio de las Artes de Valladolid. LAVA. Édipo. Companhia Do Chapitô. Dirección artística. José Carlos García. Interpretación: Jorge Cruz, Nádia Santos y Tiago Viegas. Dirección Técnica: David Gonçalo Florentino.

 

La narración es el único barco con el que podemos navegar por el río del tiempo, escribe Ursula Le Gin. Y tiene razón. ¿Qué es el tiempo? El tiempo, afirma Dick Feynman, es el modo que tiene la naturaleza de evitar que todo suceda a la vez. Édipo dura 60 minutos. Dice Aristóteles que es la tragedia perfecta, narra cómo Edipo mató a su padre y se casó con su madre sin saberlo. Luego, cuando se descubre el secreto, Edipo muere, ciego (se arrancó los ojos) y en el exilio.

 

Sala Concha Velasco, ese lugar magnético (ha cogido la escapada buena) propone esta noche al espectador que se olvide del presente, del pasado y del futuro, que solo disfrute, sí, disfrute de la historia que se viene contando desde hace dos mil años y que parece que está escrita hace un cuarto de hora. s caras del público reflejan la emoción ante lo que sucede antes sus ojos y se convierte en intermediario de todos los sentimientos y vivencias que pasan en el escenario.

 

Jorge Cruz, Nádia Santos y Tiago Viegas, actores descubiertos por Javier García” El Vari” (te mando un abrazo) en una muestra de teatro en Huesca, ofrecen una telaraña de situaciones con el cuerpo y la palabra acumulada tras muchas horas de ensayos y dan una lección de tono, ritmos y humor inteligente que permiten que el público se lo pase estupendamente.

 

El teatro no es capaz de cambiar el mundo pero lo puede reinventar. Es una actividad indispensable que nos permite ver lo que nos rodea con otra luz, gracias a las experiencias y utopías que ofrece. Audrey Hepburn decía que iba a Tiffany´s porque allí nada malo le podía ocurrir, pues a mí me pasa lo mismo cuando voy al LAVA.

Noticias relacionadas