ECOVA sugiere a las administraciones contener el gasto público y evitar gastos sociales de carácter electoralista

El decano del Colegio de Economistas, Juan Carlos De Margarida. ECOVA.

De Margarida ha referido la necesidad de fomentar la inversión empresarial para favorecer la creación de empleo de calidad y mantener de este modo la capacidad de consumo.

El decano del Colegio de Economistas y presidente de ECOVA, Juan Carlos De Margarida, ha recomendado a las administraciones públicas contener el gasto público y reducir el endeudamiento y ha abogado también por evitar "gastos sociales de carácter electoralista" ante la actual tendencia de incrementar la carga fiscal sobre empresas, autónomos y ciudadanos "para obtener ingresos que luego se utilizan para generar más necesidades sociales, aumentando la deuda pública en vez de reduciéndola".

 

Esta es una de las conclusiones del Observatorio Económico de Castilla y León presentado este martes por De Margarida que ha constatado que se mantiene la caída del PIB regional iniciada en 2017 lo que podría provocar una situación de recesión económica durante 2020.

 

Ante esta circunstancia, el decano del Colegio de Economistas y presidente de Ecova ha abogado por fomentar la inversión empresarial para favorecer la creación de empleo de calidad y mantener de este modo la capacidad de consumo desde el convencimiento de que el PIB "depende ya, totalmente, de la creación de puestos de trabajo".

 

De Margarida ha insistido en que el mercado de trabajo es "uno de los escenarios clave para evitar la recesión económica" y ha señalado el menor crecimiento europeo y la situación del comercio mundial como "factores agravantes" de la situación económica de Castilla y León, "ya comprometida por una serie de problemas estructurales como la despoblación o la falta de tamaño empresarial".

 

A esto ha añadido el aumento de los depósitos financieros y la disminución del crédito de los ciudadanos, como frenos del consumo, junto a la desestabilización del sector industrial, "que ha dejado de invertir ante la incertidumbre política y económica que la economía española", y la continua disminución de las exportaciones, que era una "vía de escape empresarial" ante el descenso de la demanda interna.

 

En cuanto a posibles estrategias y recomendaciones, De Margarida se ha referido a la necesidad de que los dirigentes políticos acometan reformas estructurales en Castilla y León, en aspectos como la formación, la política fiscal y la fijación de población.

 

En su opinión, se debe seguir trabajando en abaratar los costes de energía para avivar la producción de las empresas y en fomentar la logística y el transporte para aumentar la presencia en nuevos mercados internacionales que incrementen las exportaciones, "lo que implica también una política de inversión e internacionalización que atraiga inversiones".

 

También ha apostado por continuar con el asentamiento de nuevas tecnologías favoreciendo la innovación en las empresas de Castilla y León.