Ecologistas en Acción en contra de las explotaciones ganaderas de La Churrería
Cyl dots mini

Ecologistas en Acción en contra de las explotaciones ganaderas de La Churrería

Foto: Ecologistas en acción (Foto: E. P.)

La asociación organiza el próximo sábado una ecomarcha ciclista entre Santibáñez de Valcorba y Bahabón para denunciar la contaminación de nitratos

Ecologistas en Acción reclamó hoy a la Junta de Castilla y León no autorizar nuevas explotaciones ganaderas en la comarca vallisoletana La Churrería, localizada en el páramo homónimo, entre el río Duero y el límite de la provincia de Segovia, después de denunciar que la administración autonómica ha dado el visto a  quince de las veinte macrogranjas tras la declaración de la zona vulnerable en 2009. Una declaración que, según la asociación, debería haber paralizado las nuevas explotaciones industriales porcinas y avícolas, tal y como lo recomendó el Procurador del Común, por ser una de las zonas más contaminadas por la presencia de nitratos de origen agrario y ganadero en sus aguas subterráneas.  

 

Con el objetivo de dar a conocer y denunciar la problemática de la contaminación por nitratos en La Churrería y en la provincia de Valladolid, Ecologistas en Acción organiza el próximo sábado una marcha ciclista por el arroyo Valcorba, bajo el lema 'Cuidemos el agua, cuidemos la vida. Stop a la sobreexplotación y contaminación de los acuíferos'. La ecomarcha ciclista, simultánea de otra veintena de marchas similares en distintos lugares de España, partirá a las 10,30 horas de Santibáñez de Valcorba y pasará por las localidades de Aldealbar, Torrescárcela, Bahabón y Cogeces del Monte. A las 13,30 horas, tendrá lugar una concentración en Bahabón.  

 

Un comunicado de la organización señaló que os sondeos de control del acuífero Páramo de Cuéllar muestran una tendencia "creciente" de nitratos en esta masa de agua subterránea, de manera que frecuentemente duplican y hasta triplican el límite legal, por lo que desde el año 2003 la veintena de pueblos de La Churrería se tiene que abastecer de agua potable desde un manantial de la provincia de Segovia. El problema se agrava por la histórica sobreexplotación del acuífero, que ha visto descender su nivel hasta en 50 metros desde los años 70 del siglo pasado.

 

Añadió que la Churrería es una de las seis zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes de origen agrícola y ganadero existentes en la provincia de Valladolid (junto a los páramos de Esgueva y de Torozos, el acuífero de los Arenales y las comarcas de Medina y Tordesillas), por el exceso de abonado de las fincas agrícolas. Zonas que, en conjunto, afectan a 111 municipios sobre más de la mitad de la superficie provincial.

 

Ecologistas en Acción subrayó que, en los últimos años, la contaminación por nitratos en La Churrería y en otras zonas vulnerables está aumentando por la implantación o ampliación de grandes granjas industriales porcinas y avícolas, cuyos residuos se están vertiendo en las tierras de su entorno. "En sus 16 municipios y sus 580 kilómetros cuadrados, La Churrería alberga una veintena de explotaciones sujetas a autorización ambiental, por ser las más contaminantes, siete de las cuales se concentran en Cogeces del Monte", sentenció.

 

No en vano, recordó que estas veinte granjas industriales tienen capacidad para casi 70.000 cerdos y 1,2 millones de aves, en una comarca que apenas supera los 6.000 habitantes, produciendo 200.000 metros cúbicos anuales de purines esparcidos por más de 5.000 hectáreas agrícolas de su entorno, sobre suelos muy permeables. Además de contaminar con nitratos las aguas subterráneas, las fuentes y los arroyos, cada año estas granjas extraen del acuífero 300.000 metros cúbicos de agua y emiten 850 toneladas de metano (un potente gas de invernadero, precursor del ozono) y 700 toneladas de amoniaco.