Dos de cada tres coches que circulan por Castilla y León son de las categorías más contaminantes

El 65% del parque móvil de la Comunidad está formado por coches que no llevan etiqueta ambiental o que solo pueden acceder a la categoría B. Menos del 1% son eléctricos o híbridos.

El 65% de los coches que circulan por Castilla y León están clasificados en las categorías más contaminantes ya que no disponen de etiqueta ambiental o solo pueden obtenerlo de la categoría B, es decir, son coches antiguos, gasolina de antes del 2000 y diésel de antes de 2006, que contaminan mucho más que los modernos. Por contra, menos de un 1% del parque móvil puede llevar las etiquetas ECO o CERO, que corresponden con híbridos y eléctricos, los vehículos menos contaminantes.

 

El 39,5% del parque actual de turismos y todoterrenos en Castilla y León no tiene distintivo medioambiental, lo que quiere decir que engloba principalmente a los vehículos más antiguos (modelos de gasolina anteriores a enero de 2000 y diésel anteriores a 2006), según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) recogidos por la patronal de los concesionarios, Faconauto. 

 

Además, otro 34,6% del parque tiene la etiqueta B, correspondiente también a vehículos más viejos, ya que esta pegatina corresponde a los turismos de gasolina matriculados a partir de enero de 2000 y de enero de 2006 para los diésel.

 

Por su parte, la etiqueta C agrupa el 19,2% del total, y es donde se encuentran los turismos de gasolina matriculados a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Finalmente, los vehículos con etiqueta CERO (eléctricos, principalmente) sólo representan el 0,04% del parque y los de etiqueta ECO (híbridos) alcanzan al 0,7% del total.

 

Faconauto ha indicado que estas cifras ponen de manifiesto, una vez más, el grave problema que sufre la automoción en nuestro país por la antigüedad de su parque y ha llamado la atención sobre su impacto medioambiental. Así, los vehículos sin etiqueta son responsables del 70% de las emisiones de NOx y partículas en los núcleos más poblados.

 

La patronal ha recordado que la mejor opción para avanzar hacia una movilidad más sostenible y abordar de manera urgente el cumplimiento de los objetivos europeos sobre cambio climático y calidad del aire, es apostar por la renovación del parque, es decir por achatarrar los vehículos sin etiqueta para sustituirlos por otros que sí dispongan de etiqueta, particularmente si ésta es CERO y ECO, o C para las rentas medias y bajas.