Dos centenares de personas claman en Valladolid por un aborto "libre, seguro, legal y gratuito"

La Plataforma por la sexualidad y el aborto libres convocó una manifestación en el Día Internacional por la despenalización del aborto.

Varias decenas de personas se han concentrado este viernes en Valladolid para conmemorar el  Día Internacional por la despenalización del aborto, y defender los derechos sexuales y reproductivos 'Para todas en todas partes' y mostrar su solidaridad con aquellas mujeres que se encuentran en situaciones de mayor vulnerabilidad. Los manifestantes han atendido a la convocatoria realizada por la Plataforma por la sexualidad y el aborto libres.

 

La protesta partió de la plaza de Portugalete e hizo un recorrido por las calles del centro de la ciudad hasta llegar la calle Solanilla, situada en la parte posterior de la Iglesia de la Antigua.

 

En su manifiesto, la Coordinadora critica que los derechos de las mujeres "aún no están plenamente desarrollados no solo en España, sino a nivel mundial, pues en muchas ocasiones las mujeres son sometidas a la violencia sexual, carecen de servicios de salud sexual y reproductiva, no tienen acceso a una anticoncepción segura y menos aún a la interrupción voluntaria del embarazo".

 

"En España, la figura del aborto por voluntad de la mujer, fuera de los plazos y supuestos señalados en la ley, se mantiene dentro del Código Penal, lo que es un derecho, no solo no se garantiza en su ejercicio, sino que se penaliza, y muy gravemente", han señalado.

 

Asimismo, el texto recuerda que la ONU ya recomendó al estado español -en su Informe de 2015 a través del 'Grupo de trabajo sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica'- "eliminar los obstáculos que dificultan el acceso de las mujeres a la IVE, garantizar su cobertura universal a todas las personas y revisar la tutela pública sobre las menores de 16 y 17 años que quieran abortar, entre otras cuestiones".

 

En este sentido, la Coordinadora defiende y exige la despenalización total del aborto voluntario; la creación de Centros de Planificación Familiar; educación afectivo-sexual en los currículos escolares, en forma de asignatura obligatoria; la financiación de la anticoncepción dentro del sistema sanitario público o la eliminación de pornografía y publicidad en medios de comunicación.

 

"La justicia social, pasa por respetar la capacidad de las mujeres a definir su proyecto de vida", reclama la Coordinadora, que para garantizar tal fin propone una legislación clara y contundente que impida la mercantilización del cuerpo de las mujeres a través de los vientres de alquiler o que se condicionen las relaciones con aquellos países que no respetan los derechos de las mujeres, entre otras peticiones.

 

Por último, exige un protocolo común para todo el Sistema Nacional de Salud, que asegure la prestación efectiva de la interrupción voluntaria del embarazo en la red sanitaria pública, con equidad territorial que asegure el acceso y proximidad similar en todos los territorios.