Dos agentes de Policía Municipal de Valladolid dan positivo por coronavirus

La situación ha obligado a poner en cuarentena al grupo de agentes que han estado más en contacto con los contagiados

El Ayuntamiento de Valladolid ha confirmado que se han producido dos casos positivos por Covid-19 entre la plantilla de la Policía Municipal en los últimos días, lo que ha obligado a poner en cuarentena al grupo de agentes que han estado más en contacto con los contagiados.

 

Así lo ha explicado a Europa Press el concejal de Seguridad Ciudadana y Salud Pública, José Antonio Otero, que ha asegurado que los medios de protección con los que cuenta actualmente la plantilla de la Policía Municipal son "suficientes para la actividad que se desarrolla".

 

En los últimos días se han conocido los dos positivos por coronavirus en el cuerpo municipal vallisoletano, que cuenta con una plantilla de 433 agentes, por lo que se trata de una tasa de incidencia por ahora "normal", ya que supondría por ahora menos de un 0,5 por ciento del total.

 

Con motivo de los contagios se han tomado medidas de cuarentena con el grupo de agentes que había permanecido más en contacto con los dos funcionarios que han dado positivo. Además, el edil ha recalcado que los agentes están perfectamente "concienciados" con las medidas de seguridad e higiene que deben mantener, como el lavado de manos habitual, o la distancia entre compañeros o con las personas, ya que así se indica por ejemplo en el momento de proceder a identificar o cachear a personas.

 

En cuanto a los medios de protección con los que cuenta la Policía Municipal -guantes y mascarillas-, José Antonio Otero ha señalado que aunque "nunca se está sobrado de material", se han hecho dotaciones "suficientes" para el nivel de actividad que desarrolla el cuerpo.

 

En todo caso, se está a la espera de más material de protección, ya que la demanda va a continuar, como más mascarillas y por ejemplo este viernes se ha recibido un envío de guantes. Eso sí, Otero se ha mostrado consciente de que la Junta de Castilla y León, que gestiona estas provisiones, prioriza los pedidos para servicios sanitarios y sociales.