Diferentes formas de mirar la soltería

Ser soltero y vivir solo se ha convertido en una forma de vida para muchos españoles. Una de cada cuatro viviendas en España está habitada por un single, según los datos de la última Encuesta Continua de Hogares que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las mujeres y los hombres mayores de 65 años constituyen los colectivos mayoritarios de este estilo de vida. ¿Motivos? Los mayoritarios, viudedad en el caso de ellas, soltería en el de ellos. En el caso de los jóvenes, apenas un 1,5 por ciento elige como forma de vida la soledad, según los datos estadísticos.

 

¿Qué ocurre con los grupos de edad situados entre estos extremos demográficos? Los datos de registros de matrimonios, tanto civiles como religiosos, muestran un ligero repunte de las bodas -sobre todo las civiles, en perjuicio de las religiosas-. Sin embargo, el número de parejas que viven juntas sin pasar por la vicaría y la tasa de solteros a partir de los 30 indican que existe una corriente vital a considerar.

 

Mujer profesional no siempre satisfecha con su vida personal

 

Los sociólogos remarcan que existen varios factores para explicar estas nuevas tendencias demográficas: por un lado, la incorporación de la mujer ha empoderado a ésta a buscar más una felicidad personal que una estabilidad social. Ser una profesional soltera hoy es más aceptado socialmente que décadas atrás.

 

La mujer de hoy se plantea su vida desde una óptica más abierta, menos dependiente y más reivindicativa de su espacio. Las agencias de viajes constatan que el número de mujeres que deciden viajar solas sigue en aumento. La mujer de hoy no necesita tener pareja para realizar actividades sociales como ir al cine, viajar o salir de fiesta.

 

Según los expertos, la mujer afronta su vida sentimental al margen del ámbito profesional, y presenta una personalidad fuerte, y dejándose llevar por frases de la vida para reflexionar que refuerzan su voluntad. Este tipo de reflexiones están detrás del éxito de escritoras como Marian Keyes. Ya en las portadas de sus libros podemos ver esas frases sobre la vida que incitan a la lectora a realizar un ejercicio introspectivo de reflexión y analizar detenidamente su vida.

 

Pero, ¿todas las mujeres se sienten cómodas con la soltería no siempre elegida? Los psicólogos ponen el acento en el sentimiento de frustración que aún acompaña a muchas mujeres que si bien tienen cierto éxito en lo profesional, se consideran poco afortunadas en lo personal: relaciones que no cuajan, dificultad para encontrar pareja, situaciones laborales complejas, entre otros síntomas.

 

Ante esta realidad, muchas mujeres optan por buscar pareja a través de una agencia matrimonial española. Tal y como recoge en la página web de Uno más Uno, agencia matrimonial, el perfil de demandante de sus servicios es el de divorciado o divorciada que ha buscado nuevos círculos sociales en los que entablar relación sin éxito durante al menos los cinco últimos años. Sin embargo, según la agencia experta en matrimonios y parejas, Uno más Uno Agencia matrimonial, las agencias matrimoniales y otros servicios similares siguen siendo una opción muy efectiva actualmente.

 

Desde la agencia matrimonial confirman el aumento progresivo de mujeres que acuden a sus servicios y asesoramiento, si bien poco a poco se va equiparando al de hombres solteros.

 

En su caso, se muestran más impacientes que las mujeres a la hora de obtener los ansiados resultados. Si bien ellas tienen unas expectativas más altas, lo que dificulta el establecimiento de nuevas relaciones personales a largo plazo.

 

El divorcio, un punto de inflexión

 

El segundo de los factores que explican que cada vez más hombres y mujeres se encuentren viviendo solos a partir de los 30 años es el creciente número de divorcios entre parejas de mediana edad.

 

Los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial hechos públicos en junio de 2017 evidencian un aumento de casi un 5% en los divorcios y separaciones. Datos que validan desde las asociaciones de abogados. Divorciarse supone para ambas partes un retorno a la soltería que no siempre es bien llevado, anota un abogado de divorcio en A Coruña.

 

El cómo finalice la relación y las causas de esta disolución del vínculo del matrimonio afectan a cómo afronta cada uno el proceso de divorcio y la soltería posterior.

 

En los casos en los que media una infidelidad, los nuevos solteros tienden a tomar dos caminos mayoritarios: aceptar una etapa en soledad para replantearse su vida, o tomar una actitud revanchista por despecho. En cualquier caso, resaltan los psicólogos, se recomienda un periodo de transición para que la persona se adapte a su nueva situación personal.

 

Por norma general, explican los psicólogos, la decisión de poner fin a la relación ha pasado por muchas sesiones de ducha relajante previas en las que se reflexiona sobre el tipo de vida que se querría vivir respecto a la situación presente (en ese momento).

 

Los 50, una segunda juventud

 

Los españoles que atraviesan la barrera de los 50 sin pareja estable, afrontan su soltería desde una óptica positiva. Según el estudio 'Estilo de vida y autopercepción que tienen de sí mismos los mayores' de Sondea, los mayores de 50 años consideran plena su vida. Para ellos, la felicidad no radica en tener una pareja, si bien valoran como positivas aquellas etapas en las que han compartido su vida con otra persona.

 

Estas personas se encuentran a esta edad en su mejor momento personal y profesional: tienen relaciones de amistad asentadas, una trayectoria profesional, y se sienten jóvenes para viajar de forma habitual, practicar deporte y dar rienda suelta a sus aficiones.

 

En uno de sus últimos títulos, Julio Llamazares desgrana las diversas miradas de diferentes generaciones hacia una fractura social como supuso el desalojo de miles de familias para la construcción de pantanos, en su caso en su León natal. Según revelan los datos, los españoles aceptan la soledad como un compañero más de viaje vital. Cada uno con sus matices. Y circunstancias.