Diez consejos para el cuidado de tus ojos en invierno

Los cambios de temperatura del exterior al interior también afecta a la salud ocular, en especial en aquellos lugares con elevada temperatura por calefacción o aire caliente en los que la humedad del entorno disminuye, produciendo sensación de escozor y sequedad en los ojos.

El clima frío, la sequedad de las calefacciones, el viento o la exposición a la radiación ultravioleta pueden provocar síntomas como visión borrosa, picazón y ardor. 

 

Por ello, y con el objetivo de evitar que el invierno afecte a la salud ocular, el director médico de Clínica Baviera, Fernando Llovet, ha explicado diez formas para cuidar los ojos en esta época:

 

1. Tomar precauciones. Protege los ojos de la radiación con gafas de sol que tengan filtro UV.

 

2. No frotar los ojos. En caso de que penetren cuerpos extraños en los ojos se recomienda no frotar y lavar rápidamente con agua o lágrimas artificiales.

 

3. Más hidratación. Los cambios de temperatura del exterior al interior también afecta a la salud ocular, en especial en aquellos lugares con elevada temperatura por calefacción o aire caliente en los que la humedad del entorno disminuye, produciendo sensación de escozor y sequedad en los ojos.

 

4. Aumentar el parpadeo. Parpadear a menudo ayuda a incentivar la producción de lágrimas de una forma natural y evita así las lesiones oculares y la sequedad del ojo.

 

DIETAS Y DESCANSO

 

5.-Dieta rica en frutas y verduras. Llevar una buena alimentación también contribuye a mitigar el síndrome del ojo seco, por ello es recomendable incluir en la dieta frutas y verduras, además de ácidos grasos y omega-3.

 

6. Humificadores. Dentro de casa es importante contar con humidificadores y controlar el nivel de la calefacción, intentando que no esté demasiado alta para generar un clima adecuado que no lastime la vista.

 

7. Descansar los ojos. Después de una jornada en la que los ojos han sido castigados por las inclemencias meteorológicas y se ha estado mucho tiempo al aire libre es recomendable descansar la vista.

 

8. Alerta ante los síntomas. En ocasiones el daño ocular no se presenta hasta cuatro o seis horas después de la exposición a las condiciones climatológicas adversas.

 

9. Elegir correctamente el tipo de gafas de sol. Aquellos que practican deportes de invierno deben prestar especial atención al tipo de lentes que emplean, poniendo atención en el cristal, la forma de la lente, la ventilación y el color de la pantalla.

 

10. Acudir al oftalmólogo. Si se presentan sintomatologías como lagrimeo excesivo, enrojecimiento, inflamación de los párpados, fotosensibilidad, dolor de cabeza, sensación de cuerpo extraño o visión borrosa, es importante acudir cuanto antes a un oftalmólogo para evitar que se produzca una afección mayor.