Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

Diego Camino renueva una temporada más con el Recoletas Atlético Valladolid

Diego Camino en un partido. Atlético Valladolid.

El histórico central vallisoletano, capitán del equipo, continuará una campaña más con los gladiadores azules, la quinta consecutiva.

Diego Camino continuará en el Recoletas Atlético Valladolid la próxima temporada. El jugador y el club han acordado prolongar su contrato una campaña más por lo que el veterano central vallisoletano de 40 años seguirá defendiendo los colores de los gladiadores azules en la Liga Asobal. El central vallisoletano, capitán del equipo, cumplirá así su quinta temporada consecutiva en el Recoletas Atlético Valladolid.

 

El jugador vallisoletano seguirá sumando goles y partidos a su extensa trayectoria en el balonmano profesional. Camino debutó en la Liga Asobal en la temporada 2001-2002 con el Teucro, y desde entonces el vallisoletano ha disputado ocho temporadas en la máxima categoría, repartidas en el Teucro (01-02 y 02-03), BM Villa de Aranda (12-13, 13-14 y 14-15) y Recoletas Atlético Valladolid (16-17, 17-18 y 18-19). En total han sido 237 partidos los disputados en la Liga Asobal por Diego Camino, en los que ha anotado 540 goles. 

 

Con el Recoletas Atlético Valladolid Diego Camino ha disputado 128 partidos y ha anotado 330 goles. El central es actualmente el tercer máximo anotador histórico del club, solo superado por Fernando Hernández (723) y Abel Serdio (418). En esta temporada Camino se está mostrando incluso más goleador que en campañas anteriores. En los 28 partidos de liga disputados hasta ahora ha anotado 76 goles, siendo uno de los pilares ofensivos del equipo junto a Abel Serdio, Adrián Fernández y Rubén Río.

 

El central se mostró hoy muy satisfecho por esta continuidad en el equipo y también habló de los objetivos que se plantea para la próxima campaña. Muy contento de poder seguir aportando al proyecto del Recoletas Atlético Valladolid una temporada más, ha explicado. “Me gustaría agradecer a la afición su apoyo y seguimiento, algo que demuestra el porqué del gran prestigio que goza en el mundo del balonmano”, añadió sobre la afición vallisoletana.

 

Sobre la temporada que finaliza Diego Camino comentó: “Está siendo una buena temporada. Hemos superado varios registros numéricos conseguidos hasta ahora, lo que demuestran la evolución del grupo durante el año y del club en estos cinco años de existencia. También quiso destacar varios aspectos de esta temporada: “Ha habido varios momentos bueno, pero la victoria con el Ademar en casa fue especial. También las victorias conseguidas fuera de casa nos han demostrado al propio grupo que podemos ser un equipo competitivo en cualquier campo”. 

 

Para la próxima campaña Diego Camino, a sus 40 años, se plantea un solo objetivo: “Solamente disfrutar de cada día y cada partido junto con todo el grupo y aficionados que, con su apoyo, son nuestra verdadera fuerza para poder afrontar cada reto a afrontar durante la temporada”. También habló de las metas del equipo para el próximo curso: “Mi opinión es que debe ir hacia lo fundamental y más importante para todos, la permanencia en la Liga Asobal, siendo también ambiciosos por mejorar y buscar objetivos que, por nuestro rendimiento y situación en la competición, podamos conseguir. Todo ello haciendo disfrutar a nuestros abonados para que se sientan orgullosos de nuestro esfuerzo”.

 

Diego Camino de la Cal (Valladolid, 22/02/1979) se formó en las categorías inferiores del Colegio La Enseñanza de Valladolid. Después se incorporó al BM Lourdes en Primera Nacional (97-98), con el que logra el ascenso a División de Honor B esa misma temporada. En este equipo permanece dos campañas en esta categoría de División Honor B (98-99 y 99-00), aunque en la segunda el equipo pasa a denominarse a BM Pisuerga.

 

Su salida de Valladolid fue para fichar por el BM Chapela gallego (00-01), que militaba también en División de Honor B y después por el Teucro (01-02), con el que consiguió debutar en la Liga Asobal en 2001. Más tarde, en 2003, pasó al BM Villa de Aranda, donde permaneció doce temporadas seguidas, tres de ellas en la Liga Asobal y el resto en División de Honor Plata. En el verano de 2015 llegó al Recoletas Atlético Valladolid.