Detienen en República Checa a un ciudadano Búlgaro de 27 años, implicado en el crimen de la Plaza Circular

Se trata del séptimo detenido por el asesinato de una anciana en 2018 en Valladolid.

Agentes de la Policía Nacional, en el marco de la operación 'Mariya' y con la detención de siete personas, han esclarecido el crimen registrado en 2018 en la Plaza Circular de Valladolid, donde murió una anciana tras un robo en su vivienda.

 

A los detenidos, cuatro de los cuales han ingresado en prisión provisional, se les imputan delitos de homicidio, robo con violencia, detención ilegal y pertenencia a grupo criminal, según informaron a Europa Press fuentes de la Policía Nacional.

 

Uno de los investigados, que se encontraba fugado, fue detenido ayer en República Checa tras emitirse una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE).

 

La investigación se inició en octubre de 2018 cuando se halló el cadáver de una mujer, de 74 años, en el interior de su domicilio de Valladolid.

 

Las pesquisas evidenciaron que el objetivo de los presuntos autores de los hechos, quienes accedieron violentamente a la vivienda, era robar 200.000 euros que la víctima guardaba en una caja fuerte que los asaltantes no consiguieron abrir al no facilitarles la llave necesaria para su apertura.

 

Tras varias gestiones policiales, los agentes identificaron a siete personas relacionadas con los hechos. Entre ellas se encontraban los tres presuntos autores materiales así como otras cuatro personas, entre ellas el considerado como 'autor intelectual' del delito.

 

Este último era un ciudadano español residente en Valladolid, mientras que el resto eran ciudadanos de origen búlgaro dedicados, presuntamente, a prestar labores de apoyo y vigilancia.

 

El pasado mes de diciembre, los investigadores iniciaron una operación destinada a la detención de los presuntos responsables del crimen. Uno de ellos fue arrestado en Cangas de Onís (Asturias) y los otros cinco fueron detenidos en Valladolid.

 

Además, en parte de los registros domiciliarios, los agentes localizaron e intervinieron efectos relacionados con el delito investigado. A partir de ese momento, las investigaciones se centraron en la localización del séptimo implicado en los hechos. Éste se hallaba en paradero desconocido, si bien las pesquisas apuntaban que podría encontrarse en el domicilio de unos familiares en República Checa.

 

Una vez comprobado tal extremo, e informada la Autoridad Judicial de esta situación, se emitió una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) y se realizaron las gestiones necesarias para, por un lado, transmitir la información recabada sobre el paradero del fugado y, por otro, requerir la intervención de las autoridades policiales de la República Checa.

 

Durante el día de ayer los agentes detuvieron en el mencionado país al investigado, un ciudadano búlgaro de 27 años, considerado como uno de los autores materiales del hecho delictivo.

 

TRIBUNA