Detenido un matrimonio en Valladolid por obligar a prostituirse a una joven de nacionalidad rumana

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Valladolid al matrimonio formado por M.C, varón de 34 años y de S.B., mujer de 24 años, ambos de nacionalidad rumana, como presuntos autores de un delito de Explotación Sexual de una joven de 24 años.

La víctima, sin recursos económicos, madre de dos niños de 7 y 3 años, éste último ciego y enfermo, ingresado en un hospital de su país, contactó con una vecina de su localidad en Rumania, quien le dijo que a través de su hija -la ahora detenida-, podía encontrar trabajo en Valladolid cuidando a niños y ganar dinero para sufragar los gastos sanitarios de su hijo, según informaron fuentes policiales a Europa Press.

 

Una vez que L.I. organizó el viaje, a mediados del mes de junio llegó a Madrid, donde fue recogida por S.B, quien trasladó a la joven a su domicilio en Valladolid y donde la informó que  tendría que dedicarse a la prostitución en clubs de alterne y que si quería regresar a Rumania todo el dinero que ganara sería para pagar la deuda que había generado por el viaje.

 

La víctima ha estado ejerciendo la prostitución desde que llegó a Valladolid y siempre controlada por el matrimonio ahora detenidos, además de que fue golpeada en alguna ocasión por S.B, además de que recibió amenazas de que le sacarían los ojos a ella y a su familia.

 

En un descuido, mientras se disponían a comer, L.I. logró escaparse del club donde la tenían retenida y aunque salieron inmediatamente tras ella, la joven logró esconderse entre unos contenedores y llegar hasta la Comisaría de Delicias donde denunció lo sucedido.

 

La investigación y posteriores detenciones fueron llevadas a cabo por la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) perteneciente a la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras.

 

La mujer detenida carece de antecedentes policiales, sin embargo su marido tiene múltiples, en su mayoría por delitos contra la propiedad. Además se da la circunstancia, que a M.C. ya se le hizo en Valladolid un expediente de expulsión por razones de orden público, y fue expulsado de España con una prohibición de entrada por dos años.

 

Cumplida esta prohibición en el mes de abril de 2013, fue nuevamente detenido en mayo y en junio, por lo que se le ha iniciado otro nuevo expediente administrativo sancionador de expulsión, en este caso, por cinco años.