Detenido por cortar con una sierra un tendón del dedo a un conductor en una discusión de tráfico

Sierra (Foto: E. P.)

En el arresto, el detenido amenazó de muerte a los agentes, profiriendo insultos de todo tipo, y negándose a someterse a una prueba de alcohol y drogas, que los agentes decidieron realizar visto su estado de alteración.

La Guardia Civil ha detenido en El Campello (Alicante) a un hombre de 27 años que, durante una discusión de tráfico, presuntamente agredió a otro conductor con una sierra y le seccionó el tendón de un dedo. Los agentes le atribuyen los delitos de lesiones graves, amenazas a agentes de la autoridad, daños intencionados en vehículo, conducir un vehículo a motor careciendo de permiso, negativa a someterse a las pruebas de detección de alcohol y drogas, y robo con fuerza en finca agrícola.

 

La Comandancia ha explicado que durante una discusión motivada por un accidente de circulación ocurrido en El Campello, uno de los conductores se bajó del vehículo y la emprendió a golpes con el vehículo del contrario. Además, sacó una sierra de su furgoneta y agredió con ella al otro conductor, causándole una sección del tendón de un dedo de la mano. Después se dio a la fuga.

 

Al interrogar a los testigos, la Guardia Civil identificó al conductor como un español de 27 años, con numerosos antecedentes, detenido tan solo dos días antes por haber quebrantado presuntamente una orden de alejamiento, impuesta por amenazar a un vecino con una barra de hierro. En esa detención también se le había imputado un delito contra la seguridad del tráfico, ya que conducía una furgoneta careciendo de cualquier tipo de permiso.

 

Ante ello se estableció un dispositivo de búsqueda y se logró su localización. El fugado seguía conduciendo una furgoneta, la misma que había colisionado con el otro vehículo, y su agresividad no había disminuido, ni siquiera cuando los agentes procedieron a detenerle.

 

En el arresto, el detenido amenazó de muerte a los agentes, profiriendo insultos de todo tipo, y negándose a someterse a una prueba de alcohol y drogas, que los agentes decidieron realizar visto su estado de alteración.

 

Al ser cacheado, se descubrió que llevaba unas tijeras escondidas en la pernera del pantalón. En el vehículo llevaba dos bastones punzantes, un cuchillo y tres sierras, pero ninguna de ellas era la que provocó el corte al conductor.