Detenido el dueño de una granja por tener 25 cerdos desnutridos y sin agua ni comida

Seprona realizó el 1 de mazo una inspección de oficio en la granja, situada en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria.

La Guardia Civil del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Comandancia de Las Palmas detuvo el 4 de junio al propietario de una granja de cerdos por los supuestos delitos de maltrato y abandono de animales al tener a los mismos en condiciones que hacían peligrar su integridad física.

 

Según informa la Benemérita en una nota de prensa, los agentes, acompañados de un veterinario oficial de la Dirección General de Ganadería del Gobierno de Canarias, realizaron el 1 de mazo una inspección de oficio en la granja, situada en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria.

 

Durante la misma, observaron varias deficiencias en el estado físico de los animales, así como la carencia de medidas higiénico sanitarias en los lechos donde se hallaban los porcinos.

 

Por su parte, los agentes advirtieron al propietario de que corrigiera dichas irregularidades y que harían una segunda inspección.

 

Mientras, pasado un tiempo prudencial para que se subsanasen los errores observados, se realizó una nueva inspección el 4 de junio, observando que no solo no ha reparó las deficiencias detectadas, sino que había empeorado la situación de los animales.

 

UNOS 25 CERDOS EN EXTREMA DELGADEZ

 

En esta ocasión todos los animales -25 cerdos de diferentes edades-- presentaban un evidente estado de caquexia --extrema delgadez--, sin agua ni comida, especialmente un macho adulto que apenas podía moverse con soltura en la pocilga, al encontrarse muy débil, conviviendo con sus propios excrementos.

 

Por su parte, como primera medida de urgencia los animales fueron retirados del recinto para proporcionarles una atención inmediata, trasladándolos a otra explotación ganadera para su cuidado --desparasitación, complemento vitamínico, etc.--.

 

Paralelamente, el SEPRONA detuvo al propietario de la explotación, que fue puesto en libertad tras finalizar las diligencias policiales, dando cuenta al Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia del partido judicial de Las Palmas, así como al Fiscal de Medio Ambiente.