Desde el Recoletas Atlético Valladolid ven "un gran error" la salida de Barça y Logroño de Asobal

La situación puede llegar a tal punto en que ambos clubes tal vez no puedan jugar la competición nacional.

Barcelona y Logroño han anunciado hace ya un tiempo su desvinculación con la Asobal, la asociación de los clubes españoles que organiza la competición de División de Honor. Conocida la noticia y aprovechando la presentación de Ander Ugarte como nuevo jugador del Recoletas Atlético Valladolid, el presidente, Mario Arranz, ha opinado al respecto de este asunto y se ha mostrado cotundente al asegurar que se estaban equivocado al anunciar su salida de la asociación.

 

"Creo que han cometido un error. Se equivocan porque han llevado a lo personal una relación entre entidades, y dos de los clubes más grandes de la competición debían haberse planteado otra opción antes de llevar la situación a este extremo. Esto no beneficia a nadie, y menos en estos momentos tan difíciles para todos con esta maldita pandemia".

 

Según ha indicado, el Recoletas Atlético Valladolid en ningún momento se ha planteado dejar de formar parte de la asociacion a la par que aseguraba que el tema ya está en manos de asesoría jurídica de la Asobal y se ha puesto en conocimiento del CSD, llegando a insinuar que culés y riojanos tal vez no puedan competir la próxima temporada en Asobal. "Habrá que ver qué sucede con este tema, esperemos llegar a acuerdos pero si no se pertenece a Asobal, no pueden competir, y en los estatutos no se contemplan tan siquiera las bajas voluntarias".

 

Aunque ha habido algún precedente en este sentido, en la temporada 1993/94, el Barça solicitó su salida de Asobal, y otro ejemplo con otros clubes fue en un momento de gran crisis económica. De dejar participar a estos clubes ninguno de sus partidos podría ser emitido por la plataforma que ahora mismo tiene los derechos de emisión de la competición.Sin duda todavía todo es un "galimatías" como ha definido alguno de los periodistas presentes en la presentación.

 

Por otro lado, Arranz ha manifestado su malestar con la Federación Española de Balonmano porque todavía no ha emitido ninguna ayuda a los clubes, "y este año se va a necesitar, sobre todo, si al final no puede haber público en los partidos".

 

En este sentido, ha comentado que el club, a pesar de tener los direntes escenarios estudiados, no lanzará ninguna campaña de abonados sin saber en qué condiciones se va a poder jugar ya que desconocen la cantidad de público que podría acceder al pabellón. En el momento de la rueda de prensa Arranz reconocía que por el momento solo podría tener 500 personas dentro, pero con el paso de las horas la Junta de Castilla y León ha emitido en su boletín oficial que los recintos deportivos pordrán abrir al 50% de su capacidad, manteniendo la distancia social.

Noticias relacionadas