Desarticulada una banda en Valladolid con deuda de 800.000 euros que explotaba jornaleros
Cyl dots mini

Desarticulada una banda en Valladolid con deuda de 800.000 euros que explotaba jornaleros

Agente de Policía Nacional ante un ordenador.

Los trabajadores eran dados de alta en la Seguridad Social, aunque nunca se abonaban las cuotas estipuladas para tal efecto ientras los jornaleros recibían un salario mísero por jornadas maratonianas

La Policía Nacional en colaboración con la Inspección de Trabajo ha detenido en Valladolid a tres personas pertenecientes a una misma familiar como presuntos autores de los delitos de fraude a la Seguridad Social, a la que adeudan 800.000 euros, falsedad documental y estafa.

 

La investigación, según explicaron fuentes del CNP, se inició en agosto del año pasado fruto de la colaboración con la Tesorería General de la Seguridad Social, y se centró en un matrimonio y su hijo mayor de edad, que a través de la figura de un empresario individual autónomo proporcionaban a los agricultores de la provincia de Valladolid mano de obra para el campo.

 

Los trabajadores eran dados de alta en la Seguridad Social, aunque nunca se abonaban las cuotas estipuladas para tal efecto, mientras los jornaleros recibían un salario mísero por jornadas maratonianas. Este grupo, según las mismas fuentes, comenzó su actividad empresarial en el año 2013, con la creación de la primera de diez sociedades dedicadas a la actividad de apoyo a la agricultura. En su inicio, las empresas individuales figuran a nombre del matrimonio. Cuando la deuda generada por ambos es muy elevada y comenzaban a recibir requerimientos de pago, creaban un entramado de empresas a nombre de allegados o familiares.

 

Estos nuevos empresarios en realidad ocupan la figura de falsos autónomos (testaferros). La empresa individual desarrollaba la misma actividad, mismos clientes, domicilios y responsables. Era el matrimonio quienes dirigían la actividad, contratando agricultores, cobrando salarios, organizando el trabajo y siendo reconocidos como ‘jefes’, aunque legalmente no figuren como tal. Mientras el testaferro sigue faenando la tierra como hasta el momento.

 

Con este ‘modus operandi’ crearon un total de diez empresas que les permitía mantener su actividad hasta la actualidad, las mismas se forman sucesivamente en cascada y había un trasvase evidente de trabajadores entre todas ellas. Al generar una abultada deuda se abre la siguiente, consiguiendo así una nueva empresa ‘limpia’ con la que continuar la actividad empresarial.

 

Desempleo

La deuda generada engloba también las cuotas de autónomos de los nuevos empresarios, las cuales no eran cubiertas. Ascendiendo la deuda total a casi 800.000 euros. Por si fuera poco, los cabecillas también se daban de alta como empleados de sus propios testaferros para generar una vida laboral inexistente y solicitar prestaciones públicas por desempleo, detectándose el cobro de más de 40.000 euros entre ambos.

 

En el último año y siendo conscientes del volumen del entramado creado, entró en juego el hijo, quien ocupa también la figura de testaferro, si bien se mantiene al corriente de pago, de este modo compaginaban una empresa con deuda con otra ‘limpia’ para asegurarse poder presentar certificados sin deuda en todo momento.

 

La operación ha sido realizada por la Unidad Contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras en colaboración con la Inspección de Trabajo.