Derrota con buenas sensaciones para el Real Valladolid ante el Estudiantes
Cyl dots mini

Derrota con buenas sensaciones para el Real Valladolid ante el Estudiantes

El UEMC Real Valladolid Baloncesto dominó hasta los últimos minutos, cuando cedió ante todo un Movistar Estudiantes y después de un encuentro soberbio, especialmente en defensa.

(61) UEMC Real Valladolid Baloncesto: Alec Wintering (14), Davis Geks (12), Íñigo Mayorga (2), Sergio de la Fuente (4), Justin Tafari Raffington (10) -quinteto inicial-. También jugaron: Fernando Revilla Val (2), Jaan Puidet (3), Sylvester Berg (4), Javier Casado (-), Melwin Pantzar (-), Jordy Kuiper (8) y Guillermo Raposo (2).

 

(64) Movistar Estudiantes: Lucas Faggiano (6), John Dee (10), Adams Sola (3), Nacho Martín (13), Dariel Poirier (6) -quinteto inicial-. También jugaron: Emil Stoilov (4), Hugo López (-), Rubén Domínguez (2), Héctor Alderete (6), Ignacio Arroyo (5) y Javier Beirán (9).

 

Parciales: 20-13, 16-13 (36-26), 15-21 (51-47) y 10-17 (61-64).

 

Árbitros: Bultó, González y Calvo.

 

Incidencias: Partido amistoso disputado en el Polideportivo Pisuerga el sábado 18 de septiembre ante cerca de 1200 espectadores.

Derrota con buenas, muy buenas sensaciones del UEMC Real Valladolid Baloncesto. El cuadro blanquivioleta realizó un trabajo defensivo soberbio y dominó desde el principio y hasta los minutos finales, cuando el Movistar Estudiantes impuso su físico y calidad para llevarse el partido amistoso (61-64). Los de Roberto González, con un encuentro muy serio, ratifican la buena línea del equipo.

 

Ante cerca de 1200 personas, el UEMC Real Valladolid Baloncesto, cada vez más identificativo con el sello Roberto González, firmó una puesta en escena magistral ante el principal candidato de la liga. Movistar Estudiantes anotó en sus primeras posesiones (2-5), pero un parcial de 12-1 revirtió el guion y colocó al Pucela por delante (14-6), obligando a Jota Cuspinera a solicitar el primer tiempo muerto del encuentro.

 

El conjunto vallisoletano, brillante en defensa, le cogió la manija al partido y ya no la soltó en toda la primera mitad. A pesar de un estirón final de los estudiantiles, el primer periodo terminó 20-13 y puso de manifiesto el trabajo atrás de los locales.

 

Y el buen hacer defensivo no fue un espejismo. Los blanquivioleta, solidarios en las ayudas, intensos en los uno contra uno y con el mono de trabajo desde que se lanzó la bola al aire no bajaron el pie del acelerador. A pesar de que ambos conjuntos se mostraron más erráticos en el segundo periodo, fallando tiros liberados y concediendo pérdidas, la iniciativa pucelana continuó imperando. Con el conjunto madrileño en bonus, los pupilos de Roberto González sacaron rédito de los tiros libres y alcanzaron la brecha de los diez puntos de renta al término de la primera parte (36-26).

 

SIN GASOLINA 

 

Al descanso, de ese modo, los números hablaban por sí solos. El UEMC Real Valladolid Baloncesto solo había recibido 26 puntos de todo un Movistar Estudiantes, el coloso de la LEB Oro. Además de la defensa, el cuadro local también mandaba en la pintura (26-15 en rebotes), y solo las pérdidas (10) impedían que la ventaja fuese mayor a favor del Pucela.

 

Los de Jota Cuspinera, no obstante, regresaron al parqué de Pisuerga con otro aire. Un parcial de 0-5 apretó las tornas, pero rápidamente Alec Wintering, el máximo anotador del partido hasta el momento, respondió con dos canastas consecutivas (40-31). La reacción, eso sí, fue dificultosa para un Real Valladolid que cada ve sufría más con el físico que trataban de imponer los madrileños. Y acabaron por marcar las diferencias ante un Pucela todavía mermado por las bajas.

 

El cuadro estudiantil dilapidó gran parte de la renta antes de encarar los últimos diez minutos (51-47), aunque la inercia era favorable a los visitantes. A pesar de las bajas y el derroche físico que había realizado el UEMC Real Valladolid Baloncesto, el partido llegó con todo por decidirse a falta de cuatro minutos. Cinco puntos consecutivos de Javier Beirán, todo un campeón del mundo con la selección española, pusieron por delante al Movistar Estudiantes (56-57), algo que no ocurría desde las posesiones iniciales.

 

Davis Geks dio la réplica con un triple y dos tiros libres que ponían el 61-60, pero los de Jota Cuspinera, más frescos en el tramo final y con muchos más galones, dirimieron a la hora de la verdad. Alec Wintering pudo revertir la situación a falta de 30 segundos, pero la buena defensa de los colegiales impidió la canasta del base americano y en los tiros libres llegó la sentencia final favorable a los visitantes (61-64). A pesar de la derrota, lógica por otro lado, los de Roberto González ratificaron la buena línea del equipo y ofrecieron muy buenas sensaciones, sobre todo en el apartado defensivo.