Denuncian una pésima organizacion de los internacionales de Mountain Bike de Valladolid

Diferentes colectivos de participantes han mostrado su malestar por la organización de los internacionales de mountain bike celebrados durante este fin de semana en Valladolid, imputables a la Federación Española de Ciclismo.

Según publica el portal esmtb.com, los problemas comenzaron en el proceso de inscripción, con colas que llegaron a la hora para conseguir el dorsal con el que competir en la prueba. Un proceso mal enfocado y que empezó a complicar la jornada.

 

Una de las principales novedades de la doble cita vallisoletana, la contrareloj, también tuvo sus deficiencias según esta publicación. Al llegar a meta los corredores no sabían ni su tiempo ni su posición. Se publicaron clasificaciones erróneas en varias categorías con fallos tan flagrantes como dar como vencedor de master-30 a un corredor que ni tan solo pudo acabar la prueba (hecho que el propio participante confirmó vía Twitter). Se hicieron públicos los “teóricos” tres primeros clasificados de cada categoría para confeccionar los podios, y se llegaron a publicar clasificaciones en el lugar de la llegaba, que rápidamente fueron retiradas comunicando que iban a ser revisadas dados los fallos detectados desde el primer momento. A día de hoy no hay disponibles las clasificaciones completas de la crono en la web de la Federación Española de Ciclismo, a la que se imputan todas estas deficiencias.

 

Añade el portal esmtb.com que el domingo el día estuvo marcado por la protesta y plante de las corredoras femeninas en su salida de las 10.00 horas de la mañana. El origen del problema era su posición de salida, detrás del resto de categorías que toman parte en esta primera manga (masters 30, 40, 50 y 60 y cadetes). El problema no venía de nuevo y ya se solicitó una solución en el día anterior sin que se pusiese especial énfasis en evitar esta situación que se viene arrastrando desde hace tiempo. Escudados en el reglamento de la RFEC (que también dice que su posición de salida puede variar si existe acuerdo para ello) se decidió no realizar ningún cambio y en la misma parrilla de salida, con los masters ya compitiendo, las corredoras féminas se plantaron para reivindicar una solución definitiva al problema.

 

Tras el plante, la única posibilidad para su carrera fue añadirlas a la salida de la prueba elite y sub-23 masculina, como así se hizo.

 

 

Todo este proceso desembocó en otro nuevo problema en la prueba elite y sub-23 masculina. Más allá de los lógicos problemas de unir en una carrera elite masculino y femenino, la formación de la parrilla de salida se demoró entorno a una media hora. Media hora en la que los corredores estuvieron completamente parados después de calentar a la espera de poder salir, algo que indignó especialmente a los participantes extranjeros que acudían a Valladolid a buscar puntos UCI y que suelen estar acostumbrados a organizaciones mucho más fluidas en pruebas de este nivel.

 

Noticias relacionadas