Delegados de UGT y CCOO se concentran en Valladolid para exigir negociaciones "serias y rigurosas"

Un instante de la manifestación. E.P.

De cara a revertir las actuales condiciones laborales derivadas de la crisis económica ante la Delegación del Gobierno, donde han accedido para entregar un escrito a la delegada, María José Salgueiro.

Medio millar de delegados de UGT y CC.OO se ha concentrado en Valladolid para exigir negociaciones "serias y rigurosas" de cara a lograr una negociación que permita revertir las actuales condiciones laborales derivadas de la crisis económica.

 

Los secretario regionales de UGT y CC.OO, Faustino Temprano y Ángel Hernández, han presidido este acto de protesta ante la Delegación del Gobierno, donde han accedido para entregar un escrito a la delegada, María José Salgueiro, con sus peticiones de cara a las negociaciones enmarcadas en el Diálogo Social.

 

Faustino Temprano y Ángel Hernández respectivamente han defendido que a partir de ahora se inaugura una nueva fase en la que se dará una dualidad entre "presión y diálogo". "Es el momento de negociar, pero también de movilizar para exigir que el diálogo social se traduzca en resultados tangibles", han apuntado, tras lo que han añadido que "es hora de repartir los frutos del crecimiento económico, recuperar derechos y rescatar a las personas".

 

En este sentido, ambos han subrayado que el momento político actual favorece un clima de diálogo que quieren aprovechar, si bien han lamentado que "a pesar de la voluntad de negociar del diálogo", no ven "verdadera voluntad de llegar a acuerdos". Por ello, Temprano considera "necesario" acompañar la negociación de movilizaciones que presionen y obliguen tanto al Ejecutivo como a la patronal a sentarse a la mesa.

 

Al hilo de esto, Ángel Hernández ha criticado que el día antes de convocar a los sindicatos para negociar la subida del salario mínimo interprofesional, PP y PSOE lo acordaran "por su cuenta" y sin contar con ellos.

 

Temprano ha destacado que se trata del "inicio" de unas movilizaciones que "tendrán continuidad", a lo que Hernández ha añadido el momento es "crucial". "En este país parece que si el sindicato no está en la calle dando botes no existe, pero la primera opción ha de ser la negociación y el pacto sin molestar para ser útil", ha aseverado, después de lo cual ha insistido en que su organización sale a la calle "cuando la negociación no resulta", pero ha insistido en que "este país funciona mejor con pactos que con algaradas".

 

Entre las reclamaciones de UGT y Comisiones Obreras están el cambio en la política presupuestaria "que ponga en primer lugar a las personas", una reforma fiscal "basada en criterios de suficiencia y equidad", la derogación de la reforma laboral para permitir "un empleo de calidad" o la renovación del pacto que garantice las pensiones. "Es el momento de negociar, pero también de movilizar para exigir que el diálogo social se traduzca en resultados tangibles", han insistido.

 

En cuanto a la posibilidad de que las fuerzas políticas traten de hacer a un lado a las organizaciones sindicales en la negociación, Hernández ha advertido de que sería "un error" de magnitud similar a si los sindicatos "trataran de tener mayoría en el Parlamento", puesto que "cada uno tiene sus espacios naturales" y "sería bueno volver a ellos".