Del calor al frío, en una Procesión General que abarrota el centro de Valladolid

Miles de vallisoletanos y turistas presenciaron el evento estrella de este Viernes Santo en una tarde-noche que generó mucha expectación entre los presentes.

El sol no se quiso perder la Procesión General de la Sagrada Pasión del Redentor, ni los miles de vallisoletanos y turistas que ya antes de las 19:30 -hora de inicio- llenaban las calles del recorrido. Porque todos quisieron ser partícipes de este día grande, y más con el buen tiempo que ha venido acompañando desde fechas atrás.

 

No cabe duda de que el porcentaje de ocupación hotelera es alto; solo hay que salir a la calle para observarlo. La visita desde diversos lugares de la geografía española y de otros puntos del planeta generaron una variedad y mezcla de culturas que proporcionaron un toque especial a este Viernes Santo.

 

Tras el aperitivo del Sermón de las Siete Palabras, Valladolid volvió a registrar un colorido primaveral durante la tarde. Y es que, pasados unos minutos de la hora prevista para el inicio, la Procesión General salió de Angustias ante la expectación de los allí presentes.

 

'Jesús de la Esperanza', 'La Sagrada Cena', 'La Oración del Huerto', 'El Prendimiento', 'Las Lágrimas de San Pedro', 'La Flagelación', 'El azotamiento', 'El señor atado a la columna', 'San Juan Evangelista', 'Ecce-Homo', 'Nuestro Padre Jesús Nazareno', 'Camino del Calvario', 'La Crucifixión', 'Cristo Despojado', 'Cristo del Perdón', 'La elevación de la Cruz', 'Padre, perdónales porque no saben lo que han hecho', 'Hoy estarás conmigo en el paraíso', 'Madre, ahí tienes a tu hijo'. 'Dios mío, por qué me has abandonado', 'Sed tengo', 'Todo está consumado', 'En tus manos encomiendo mi espíritu', 'Santísimo Cristo de la Luz', 'Santo Cristo de la Preciosísima Sangre', El descendimiento', 'La Vera Cruz', 'Cristo de la Cruz a María', 'La Quinta Angustia', 'La Santa Cruz Desnuda', 'Cristo Yacente', 'Santo Sepulcro' y 'Nuestra Señora de las Angustias' son los pasos que han escenificado en las calles vallisoletanas la Pasión de Cristo.

 

Paso a paso, unos comenzaron desde el lugar de partida y otros se incorporaron durante el recorrido hasta que al final los 33 desfilaron aportando el toque tradicional de estas fechas al centro de la ciudad. Una zona por la que casi era imposible caminar, y más todavía cuando algunos asistentes decidieron acompañar el recorrido.

 

Uno para allá, otros para acá, más los que aguantaron en ese sitio al que llegaron con antelación y que no soltaron hasta casi el final. Eso sí, el respeto, por lo general, fue la nota predominante de un evento que no podía ensuciarse.

 

En la Plaza Mayor hubo aforo completo por cuarto año consecutivo en las gradas habilitadas para visualizar los pasos frente al Ayuntamiento. Era un día grande y eso se notaba en el ambiente y en esa zona. Allí se encontraron los embajadores de diferentes países, que fueron testigos de la procesión junto al alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el resto de personalidades.

 

También en los alrededores del vallado y prácticamente en un silencio total, los vallisoletanos y foráneos siguieron la procesión a través de sus ojos y de sus móviles. Todos quisieron tener un recuerdo de los pasos que estaban visionando.

 

El sol fue escondiéndose y con su pérdida comenzó a hacer un poco de frío. Pero a los asistentes no les importó y, a medida que avanzó el recorrido, seguían abarrotando las calles. Tras abandonar la Plaza Mayor por la calle Santiago, llegó a Plaza Zorrilla para girar hacia Miguel Íscar y encarar Plaza España. Precisamente, este cruce fue uno de los puntos con más gente.

 

Con Duque de la Victoria como penúltima parada, los pasos siguieron su ritmo hasta entrar en la calle Regalado, donde, al final de esta vía, concluyó la Procesión General más allá de las 23:00 horas.

La Procesión General, a su paso por la Plaza Mayor. A. MINGUEZA
Ver album