Debut agridulce del UEMC Real Valladolid Baloncesto pese a la derrota (72-82)

Un momento del partido. Ana Puente / Real Valladolid

El equipo dejó buenas sensaciones en su estreno en la Liga EBA, aunque finalmente cayó ante Filipenses

  • Ficha técnica

(72) UEMC Real Valladolid Baloncesto:  David Díez (5), Álvaro García (3), Juan Sáez (13), David Fernández (15), Mario Puebla (5) -quinteto inicial-. También jugaron: Pablo Cuadrado (4), Adrián de la Fuente (9), Daniel Hernández (0), Guillermo Raposo (3), Pablo Fidalgo (6), Ángel Pérez Zapatero (8) e Ignacio García (1).

(82) Grupo Inmapa Filipenses: Joao Pedro Gallina (11), Manuel Herrero (5), David Melero (26), Crespo (1), Sebastian Andersson (10) -quinteto inicial-. También jugaron: Luis Blanco (0), Carlos Polanco (4), Miguel Ángel Caballero (9), Jaime Fernández (0), Juan Tejerina (10) y Adrián Froufe (6).

Parciales: 21-23, 22-17 (43-40 al descanso),13-23 y 16-19 (72-82 final).

Árbitros: Aguado Muñoz, Pedro Luis y Cubero Rodríguez, Álvaro.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la liga regular del grupo A-B de la Liga EBA, disputado el sábado 17 de octubre en el Frontón del Polideportivo Pisuerga de Valladolid ante cerca de 100 espectadores.

Debut agridulce para el UEMC Real Valladolid Baloncesto. El cuadro de David Enciso, más joven e inexperto que su rival y acusando la pretemporada tan compleja que arrastraban, plantó cara y dejó buenas sensaciones ante un rival superior físicamente, el Grupo Inmapa Filipenses de Palencia. El cuadro filial, capaz de competir de tú a tú durante todo el encuentro, no encontró recompensa al buen partido firmado en su estreno en la Liga EBA.

 

El UEMC Real Valladolid Baloncesto, contra viento y marea, afrontó el debut con mucho descaro y carácter, dejando atrás los contratiempos sufridos. Los pupilos de David Enciso, a pesar de su juventud, firmaron una buena puesta en escena en su primer encuentro en Liga EBA ante todo un Grupo Inmapa Filipenses de Palencia. Así, los vallisoletanos saltaron al parqué sin complejos y, aunque fueron siempre por detrás en el marcador, cerraron el cuarto inaugural pisando los talones de los palentinos (21-23).

 

Los jóvenes locales, a pesar de la superioridad física del rival, no le perdieron la cara al partido en ningún momento y subieron una marcha más en el segundo periodo. Superadas las dudas del estreno, los de David Enciso fueron creciendo con el paso de los minutos, circulando bien el balón y haciendo daño al contraataque, lo que les permitió ponerse por delante por primera vez (28-26). El conjunto filial, manteniendo el buen nivel de juego, logró llegar al descanso con una renta mínima a su favor (43-40).

 

El guion no cambió en exceso tras el paso por vestuarios. Mientras que los visitantes trataban de imponer su físico, los locales se sustentaban en su velocidad y desparpajo para mantener las tornas parejas. Pero en ese tira y afloja salieron ligeramente vencedores los palentinos, siendo capaces de sacarle rédito a las pérdidas de los locales para darle la vuelta al marcador y hacerse con su máxima diferencia antes de afrontar los últimos diez minutos (56-63).

 

La distancia que había impuesto Filipenses comenzaba a pesar en las cabezas de los vallisoletanos, quienes compitieron hasta los últimos minutos, aunque sin obrar la remontada. El cuadro visitante, con una máxima de 12 puntos alcanzado el ecuador del cuarto, mantuvo la sangre fría hasta cerrar el partido con solvencia (72-82). El UEMC RVB, a pesar de la derrota, dejó muy buenas sensaciones y firmó un estreno agridulce en la Liga EBA

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: