“Debe dejarse a un lado el debate político y plantearse si el soterramiento es el mejor sistema para Valladolid”
Cyl dots mini

“Debe dejarse a un lado el debate político y plantearse si el soterramiento es el mejor sistema para Valladolid”

José Trigueros, presidente de la Asociación de Ingenieros de Caminos, explica los beneficios de que Valladolid se acoja al sistema de soterramiento.

El presidente de la Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y de la Ingeniería Civil, José Trigueros, aclara las dudas técnicas sobre el debate del soterramiento en la ciudad de Valladolid que, durante el último año, ha acaparado los plenos del Ayuntamiento y las conversaciones de la ciudadanía sobre si es correcto o no descartar esta opción ferroviaria.

 

La jornada 'El Soterramiento de Valladolid, a debate' se celebró este jueves en Valladolid, a modo de debate profesional alrededor del proyecto del soterramiento ferroviario en la ciudad que ha sido sustituido por el Gobierno municipal del Ayuntamiento por una integración de vias en superficie que ya está dando sus primeros pasos. La jornada estuvo estructurada en torno a un coloquio moderado por el arquitecto y economista Lorenzo Dávila y en ella particpiaron el Ingeniero de Caminos Víctor Maceiras, autor de un informe sobre la integración ferroviaria de Valladolid, Javier Ruiz, profesor del departamento de urbanismo de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, y Cecilio Vadillo en representación de la Plataforma por el Soterramiento en Valladolid.

 

PREGUNTA: El debate sobre el soterramiento ferroviario en Valladolid está más latente que nunca, no solo por la disparidad política entre quienes lo defienden o los que apuestan por otra solución, sino por la irrupción de una Plataforma Ciudadana que lo ha socializado aún más. ¿Qué han pretendido con la organización de esta jornada?

 

RESPUESTA: La Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y de la Ingeniería Civil lo que pretende es estar en todos los asuntos políticos en los cuales se puede opinar desde el punto de vista técnico, obviando la parte política. Todas las polémicas que rodean nuestras competencias merecen ser abordados desde un punto de vista estrictamente ingenieril. Si un tema crea preocupación en la sociedad, nosotros tenemos el deber de aclararlo para que toda la ciudadanía entienda la parte técnica.

 

P: Su Asociación plantea una serie de reflexiones sobre diferentes temas de actualidad. Concretamente, este miércoles pasado abordaron el trasvase Tajo-Segura en Murcia. Desde su punto de vista personal, ¿Valladolid debería renunciar a soterrar sus vías ferroviarias?

 

R: En el año 2002 cuando se firmó el convenio se decía que era un error y ahora que se descarta no podemos decir que sea un acierto. Las dos fórmulas pueden ser planteadas y discutidas. Si Valladolid fuese un paciente y nosotros fuésemos médicos, las heridas en la ciudad deberían coserse y cuanto menos se viese esa cicatriz, mejor habría quedado la cirugía. Hay veces que no es posible ocultar las cicatrices pero que se consigue salvar al paciente. Siempre que se pueda, hagámoslo bien, y si no es posible pues salvemos el paciente. Yo soy partidario de disimular esa herida.

 

P: ¿Qué opinión profesional le merece la alternativa de la integración en superficie que defiende el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid?

 

R: Particularmente, me gustan las soluciones que pueden dar una visión de urbanismo sin tener ninguna inviabilidad o permeabilidad en toda la zona. Hay muchos urbanistas de determinado prestigio que han hecho grandes obras en superficie que lo integran en la ciudad. Personalmente, creo que el soterramiento en cualquier infraestructura es mucho más aplaudido por los ciudadanos que la alternativa contraria.

 

P: Este equipo de Gobierno argumenta que el soterramiento no es posible por su elevado coste económico. Sin embargo, la oposición defiende que su financiación sí sería viable contando con el respaldo de los fondos europeos. ¿Cree que, realmente, el rechazo municipal se debe solo a cuestiones económicas?

 

R: No me convence que se excusen con motivos económicos. La ciudadanía no pregunta cuánto cuesta lo que hacen sus ayuntamientos, la sociedad valora si esas medidas han sido acertadas o no. Se me vienen decenas de ejemplos a la cabeza como el soterramiento de la M-30 en Madrid; la Plaza de España; o el estadio Santiago Bernabéu. Existe la financiación a largo plazo por lo que el tema económico no debería ser un obstáculo. Lo primero es dar con la mejor solución técnica y el segundo paso ya será buscar métodos de financiarla. 

 

P: ¿Cuál es la tendencia en las ciudades de un tamaño similar a Valladolid o incluso más grande? ¿Soterrar? ¿Integrar?

 

R: Córdoba y Logroño son ciudades similares que han optado por la opción del soterramiento. Madrid lleva décadas con ese sistema y le funciona a la perfección. Son éxitos de ciudades que recientemente, han tenido que adaptarse a ello. Por eso, no debe descartarse esta opción bajo ningún concepto.

 

R: ¿Qué supondría, a su juicio, un soterramiento ferroviario para Valladolid? ¿Le daría ese impulso dinamizador para transformarla en una gran ciudad?

 

R: Supondría la liberación de muchos espacios. La ciudadanía podría disfrutar de zonas que hasta ahora están limitadas por las vías. Si se hiciesen consultas públicas a la población, se sacarían respuestas claves a la hora de tomar estas decisiones. Valladolid, históricamente, ha sido una ciudad ferroviaria. Ha vivido y se ha desarrollado alrededor de esta industria por lo que es comprensible que se tenga cariño hacia el viejo sistema.