De Tenerife a Valladolid...en moto para disfrutar del 'calor' de Pingüinos

El grupo de Tinerfeños que ya se ha desplazado a Pingüinos.

José Ángel Díaz Ramos y un grupo de moteros de Tenerife relatan su aventura para llegar a Pingüinos, donde acrecentarán su pasión por la moto.

Acampada de Pingüinos. 12 de la mañana, las temperaturas negativas no remontan y los valientes que ya ocupan el pinar se agrupan en torno al fuego. ¿Qué tiene el mundo de las dos ruedas de especial que hace que los moteros desafíen la climatología y cientos de kilómetros? Se lo hemos preguntado a un grupo muy especial. Son de Tenerife. No han dudado en meter sus inseparables compañeras de viaje en un barco para alcanzar la península y luego conducir hasta Valladolid.

 

José Ángel Díaz Ramos, tinerfeño y apasionado del motor, ha cumplido “un sueño”. “Hace cuatro o cinco años ya quise venir a Pingüinos, pero por motivos diversos al final no pude acudir”. Enero de 2019 iba a ser especial para este motero. “El año pasado ya vino un compañero con su hijo y nos ha contagiado la pasión por esta concentración, que yo siempre había visto en televisión y en los informativos”, explica José Ángel Díaz.

 

La aventura comenzó el pasado martes, cuando se subieron a un barco y llegaron a Huelva. “De allí tomamos moto y fuimos hasta Palos de la Frontera, donde dormimos más bien poco”, dice con una sonrisa. “Desde allí, este miércoles nos soplamos de un tirón los 700 kilómetros hasta Valladolid”. Pero la locura no termina aquí. Un asturiano que ya coincidió con uno de los tinerfeños en 2018, ni corto ni perezoso se plantó desde su Asturias natal a Huelva para acompañar en su viaje a la expedición canaria. “Está mal de la cabeza, lo estamos intentando apadrinar”, dice entre risas José Ángel Díaz, que confirma que la moto de su compañero registraba 1.710 kilómetros”.

 

Este jueves esperan a un buen número de amigos que volarán en avión para disfrutar de Pingüinos. ¿Qué venís buscando? “Frío”, suelta el tinerfeño, casi a la par de una carcajada. “Nos han contado que aquí se monta una muy gorda, estamos deseando de vivirlo en primera persona”.

 

Acostumbrado a “rodar todo el año” porque “la ventaja de la isla es que no te limita la climatología”, José Ángel Díaz disfruta ya de la legendaria concentración de Pingüinos. La conversación se despide como comenzó. “¿Qué por qué atrapa tanto la moto? Hasta que no te subas en una de ellas no lo podrás comprobar. El buen ambiente, la camaradería, la libertad que te da una moto…” Pingüinos es precisamente eso, siempre al calor de una buena hoguera. Bienvenido moteros.

Noticias relacionadas