Cyl dots mini

De las 150 intervenciones del Grupo de Rescate de Castilla y León, solamente una es de Valladolid

Base en Alcazarén.

La base se encuentra en la localidad vallisoletana de Alcazarén y opera todos los días del año.

El Grupo de Rescate y Salvamento de la Junta, con base en la localidad vallisoletana de Alcazarén, que operan los 365 días del año, está integrado por un helicóptero con grúa, un piloto, un gruísta y dos rescatadores.

 

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha visitado este miércoles estas instalaciones que la Consejería puso en 2006 ante el aumento de las actividades deportivas y recreativas en la Comunidad.

 

Suárez-Quiñones ha asegurado que esta visita tiene como fin comunicar uno de los recursos de Protección Civil de la Comunidad que se creó en 2006 por que los incidentes de senderistas, montañeros y de actividades de ocio y tiempo libre que daba lugar a incidentes y situaciones en los que era preciso rescates que a veces eran difícil acceso por tierra.

 

Asimismo, el consejero ha explicado que este GRS tiene tres características como que está formado por un helicóptero idóneo para la orografía de Castilla y León ya que es monoturbina lo que hacer que sea más ligero y que pueda subir a cotas mas altas que el biturbina, además de que está dotado de una grúa por lo que no necesita tomar tierra para realizar un rescate. Asismo, el Grupo cuenta con un gruista y dos rescatadores, uno de ellos graduado en enfermería, lo que permite dar las primeras atenciones médicas y los primeros auxilios a las personas rescatadas.

 

El helicóptero de rescate es una pieza fundamental en las operaciones del Grupo de Rescate de Rescate. Se trata de un aparato AS-350 B3 PLUS diseñado específicamente para operaciones en montaña.

 

De esta forma, el trabajo del Grupo de Rescate y Salvamento complementa desde sus inicios las actuaciones del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil (GREIM) y actúan coordinadamente.

 

Desde la creación del GRS, la Junta optó por un modelo de máxima especialización con personal mejor formado y con los medios más adecuados, según ha explicado Juan Carlos Suárez-Quiñones.

 

Para ello, el GRS cuenta con un modelo de helicóptero monoturbina, dotado de grúa de elevación, el modelo de helicóptero más versátil actualmente para este tipo de intervenciones, con un tamaño y potencia en altura adecuada que le permiten rescates donde otro tipo de helicópteros biturbina no podría actuar.

 

Una vez realizado el rescate, y en coordinación con emergencias sanitarias, se busca el punto más adecuado y próximo a la zona de intervención del rescate, para trasladar al paciente al personal sanitario, que en función de la gravedad del incidente y accesibilidad a la zona puede ser un helicóptero sanitario, una unidad medicalizada o una ambulancia de soporte vital.

 

Además, el que uno de los rescatadores tenga grado de enfermería garantiza que la estabilización y atención del rescatado hasta ponerlo en manos del equipo sanitario se lleve a cabo por personal formado y que puede seguir instrucciones del personal facultativo.

 

De las ocho comunidades que cuentan con Grupo de Rescate propio, Castilla y León es pionera en este modelo. Teniendo en cuenta la orografía de Castilla y León y para garantizar el poder realizar rescates en todas las montañas de la Comunidad este modelo basado en la especialización y coordinación de todo el personal y equipos intervinientes ha garantizado desde inicio el poder realizar todos los rescates con éxito.

 

Desde 2015 hasta el mes de julio del presente año, el GRS ha realizado un total de 154 intervenciones, 48 de ellas se han ejecutado en la provincia de León; 38, en la provincia de Ávila; 17, en la provincia de Burgos; 12, en cada una las provincias de Segovia y Zamora; 11, en Palencia; 6, en Salamanca; 4, en la provincia de Soria; 1, en Valladolid, y 5, en otras comunidad autónomas.

 

La gestión de todos los rescates en la Comunidad de Castilla y León, con independencia del Grupo que los realice (GREIM de la Guardia Civil o GRS de la Junta de Castilla y León) se lleva a cabo a través del Centro Coordinador de Emergencias, integrado en el Centro de Emergencias de Castilla y León 1-1-2, que tras recibir el aviso y teniendo en cuenta la valoración médica inicial traslada el aviso a unos u otros grupos en función de la gravedad del incidente y de los tiempos de respuesta de cada uno de ellos conforme el protocolo que viene establecido.

Noticias relacionadas