De la Rubia y el Atlético Valladolid separan sus caminos para la próxima temporada

Fernando y De la Rubia. J. POSTIGO

El central madrileño se ha despedido de los aficionados este jueves 18 de mayo tras anunciar que el club no cuenta con su juego.

Alfonso De la Rubia dice adiós a un club, a un proyecto, al que ayudó a levantar. El central madrileño ha sido una de las piedras angulares del Atlético Valladolid desde su origen, en el verano de 2014, y gracias a sus manos y a su visión de juego el equipo logró el ascenso a la categoría Asobal. Hoy, ese jueves 18 de mayo, el central se ha despedido de los aficionados en una rueda de prensa en la que ha anunciado que no seguirá para el curso que viene.

 

De la Rubia es el segundo máximo goleador en la historia del Atlético Valladolid, con 251 goles, solo por detrás de Fernando, en sus 92 partidos. “Me despido orgulloso con lo que he podido dar a este club. Lo que he sabido y he podido dar lo he hecho siempre lo mejor posible, espero que mis defectos se perdonen. Aquí tenéis un gladiador azul más para siempre”, sentía el central, que reconocía que aunqeu su idea "era seguir un año más" la junta directiva ha considerado "no renovarme".

 

 

El central, uno de los hombres que hacía club, colaborando con la formación de la cantera y ayudando en diversas labores, ha reconocido que "entendiéndolo con perspectiva creo que es la mejor decisión para ambas partes. Mi cabeza y mis piernas han sufrido mucho este año, también por mi ocupación laboral en Madrid, y creo que es una decisión que favorecerá a ambas partes".

 

Desde el Atlético Valladolid han agradecido el "esfuerzo, entrega, trabajo y dedicación mostrados por Alfonso de la Rubia durante estas tres campañas en las que ha pertenecido a la disciplina del equipo vallisoletano" y le han deseado suerte en el futuro.

Noticias relacionadas