De la Riva espera que la nueva adjudicataria de la escuela 'Campanilla' asuma parte de la plantilla anterior

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha reiterado que pidió a la concejal del Bienestar Social y Familia que hable con los nuevos responsables de la escuela infantil 'Campanilla', situada en el barrio de Villa del Prado, para que asuman una parte de la plantilla que tenía contratada Grupo Norte, anterior adjudicataria del servicio.

El primer edil vallisoletano ha considerado que las movilizaciones convocadas para la próxima semana por los padres de alumnos de la escuela por este cambio en la gestión "no servirán para nada", porque "el Ayuntamiento, lo más que puede hacer es una recomendación".

  

Ante el cambio en la empresa adjudicataria -desde el pasado viernes será gestionada por Armaisma- el regidor vallisoletano ha asegurado que ha pedido a la edil del Área que hablara con los nuevos responsables de la escuela para que recuperen parte del profesorado que estaba contratado por Grupo Norte.

  

De hecho, ha añadido que la nueva empresa se encarga también del centro 'El Principito', en La Victoria, y que, según su opinión, "lo hacía muy bien" y ha matizado que en el próximo curso se reducirá el número de profesores "por la nueva normativa" por lo que entiende que alguno de los trabajadores de esta escuela se trasladarán a la de Villa del Prado.

  

Como anécdota, el regidor vallisoletano ha reconocido que tiene un "especial cariño" por la escuela 'Campanilla' porque sus dos nietos han asistido a este centro, por lo que se ha definido como "el primer interesado". Sin embargo, ha apostillado que la Ley de Contratos del Estado "no contempla que porque los nietos del alcalde hayan ido a una escuela se vaya a adjudicar a una empresa u otra".

  

En cuanto a la adjudicación, ha confirmado que pese a que el Grupo Norte presentaba la "máxima" valoración en el apartado técnico, su oferta económica era "la más cara de todas", por lo que considera que "fueron las matemáticas" las que decidieron la adjudicación.

  

En este sentido, ha matizado que en la presente convocatoria, para evitar que una empresa nacional "fuera a tope a por todas las escuelas para luego subcontratarlas" se estableció el tope de que una misma empresa podría, como mucho, gestionar dos centros infantiles.

 

Noticias relacionadas