De la Riva afirma, sin querer "amenazar", que los recurrentes del sobreseimiento "a lo mejor se arrepienten"

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha afirmado, sin querer "amenazar", que los recurrentes del auto judicial que decreta el sobreseimiento provisional de la denuncia por prevaricación en el edificio de la plaza de Zorrilla "a lo mejor se arrepienten" de haber recurrido pero ha asumido que es una decisión que toman "libremente".

El alcalde, tras manifestar su respeto tanto por la decisión judicial como por la decisión de las asociaciones de vecinos de recurrir la sentencia, ha asegurado que "daba por hecho" que se iba a presentar este trámite.

 

Asimismo, De la Riva ha indicado que espera que la Sala se pronuncie en el mismo sentido que el Juez de Primera instancia, mientras ha informado de que el órgano judicial, cuando considera que el recurso "parece ser una temeridad", carga las costas al recurrente.

 

"Evidentemente esto no es una decisión del alcalde; la de los vecinos es recurrir y la de Sala ver si acepta el recurso, archivarlo o tomar una medida complementaria", ha apuntado.

 

El alcalde vallisoletano ha asegurado haber recibido muchas llamadas "muy positivas" tras conocerse el sobreseimiento de este caso que afecta al edificio en el que tiene su vivienda. Así, ha recordado que cuando apareció la información en los medios se encontraba en unas jornadas de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y que el teléfono estaba "permanentemente lleno de llamadas de enhorabuena", incluidas del propio partido.

 

Por último, sobre la solicitud de IU de una explicación pública por parte de De la Riva sobre su actitud durante la investigación, y que la propia sentencia recoge como "cortapisas legales y fácticas para el cunmplimiento de la sentencia", según ha recogido la coalición, el alcalde ha afirmado "que se dediquen al circo, que ya está bien".