De Guindos y las previsiones