David Rodríguez y Manu Olivas dejan los banquillos vallisoletanos y cambian de Castilla para “crecer”
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

David Rodríguez y Manu Olivas dejan los banquillos vallisoletanos y cambian de Castilla para “crecer”

Los entrenadores de fútbol local unen fuerzas para dirigir al Pedroñeras de la Tercera División manchega.

Manu Olivas y David Rodríguez posan con un balón en la plaza Mayor. S.SANZ

En la vida a veces tienes que abandonar el nido para crecer. Así lo piensan David Rodríguez (Valladolid; 03/08/1992) y Manu Olivas (Madrid; 03/09/1989), que salen del fútbol vallisoletano, tras formarse en sus campos, para dirigir de manera conjunta al Pedroñeras, un equipo de la provincia de Cuenca que milita en Tercera División.

 

De hecho, el conjunto conquense ascendió la pasada temporada de Preferente, donde realizó un buen papel. El primer puesto de su grupo le permitió también obtener plaza para esta edición de la Copa del Rey, después de las modificaciones de la Real Federación Española de Fútbol. Así, David y Manu se estrenarán en el torneo del ‘KO’ el 10 de agosto, en el primer partido de la doble eliminatoria que les enfrentará al Illescas.

 

David, que será primer entrenador, se formó en el banquillo del San Agustín, estuvo en las categorías inferiores del Real Valladolid y su última experiencia fue en el Betis de Regional Aficionado. Mientras, Manu Olivas, el segundo, ha sido siempre fiel a su CD Parquesol, donde obtuvo buenos resultados en diferentes categorías que se transformaron en ascensos, culminando su etapa naranja en la Liga Nacional Juvenil. Ahora hacen las maletas y se marchan a 358 kilómetros (la distancia entre Valladolid y Las Pedroñeras) de la que ha sido su casa para comenzar un camino que les haga "crecer".

 

PREGUNTA: ¿Cómo surgió el interés del club?

DAVID: A través de conocidos y de moverte. Tuvimos una entrevista personal y presentamos un proyecto de crecimiento del pueblo y del club. Apostaron por ello cesando al entrenador del ascenso.

 

P.: ¿Qué conocen de Pedroñeras como municipio?

D.: Es un pueblo pequeño en el que la calidad de vida es buena. El presidente tiene una empresa muy importante de ajos.

 

P.: ¿Y del equipo?

D.: Es un club humilde, con entrenamientos a última hora del día, pero hay intención de semiprofesionalizarlo. Tenemos el bloque avanzado, con 14-15 futbolistas, y la idea es contar con una plantilla de 19-20. Por presupuesto, no nos podemos permitir mucho más.

 

P.: La Copa del Rey habrá sido un aliciente a la hora de hacer las maletas…

D.: Es un condicionante mayor. Jugar contra un Primera o un Segunda es una oportunidad de disfrutar y de escaparate. Empezamos la pretemporada el día 16 y tendremos tres semanas de preparación. También es bueno empezar a competir tan pronto porque se llega a la Liga con dos jornadas de ventaja.

MANU.: Si en la ida el resultado está abierto, vas a tener que plantear la siguiente semana como algo atípico de esas alturas de temporada. Si no, puedes meter más carga.

 

P.: Es un cambio importante, pero también un salto de calidad el llegar a un banquillo de Tercera.

D.: Sí. También porque es un grupo con mucha repercusión, que también lo queríamos. Esto también tiene su riesgo, pero somos optimistas (risas). Era el año de salir y crecer para tener más repercusión y puertas en el futuro.

M.: Al 75% quería dar el salto. A lo mejor aquí en algún sitio te podía salir. Si no me salía alguna estructura cantera, tenía claro el cambiar.

 

Era el año de salir y crecer

 

P.: David será primer entrenador y Manu segundo, pero ambos venían de estar al frente de sus respectivos equipos. Tendrá que haber mucha compenetración.

D.: Lo más fácil hubiera sido contar con un preparador físico de la zona. A Manu le considero amigo y trabajar con alguien así… Necesitas a alguien con un nivel como el de él.

M.: Un segundo entrenador te ayuda muchísimo. Sabiendo los roles, dos entrenadores siempre van a aportar más que uno. En el club apuestan por nosotros y nosotros por ellos. En pueblos así, se puede crear un sentimiento de unión en el pueblo y se va a notar en todo. Me llamaron de más sitios, pero ya había dado mi palabra a David.

 

P.: Y tendrán a sus órdenes a un conocido del fútbol vallisoletano como Fer Sánchez…

D.: Sí. Le llamo cuando firmo para tantearle. Sabiendo que venía Manu y que le había tenido en el Parquesol… Es un jugador accesible a nivel humano. Además, es un grupo que económicamente está mejor que otros. Puedes llevar a seis jugadores de fuera porque tienes dos pisos. Lo de Fer era apuesta segura por sus antecedentes. Él también quiso apostar porque sabíamos que tenía otras ofertas.

 

P.: ¿Habrá más gente del fútbol vallisoletano en su proyecto?

D: El delantero Camilo de la Red estuvo muy cerca, pero al final no salió. Ya estamos buscando cosas concretas, aunque no descartamos nada.

 

P.: ¿Qué objetivo se marcan para la temporada?

D.: Firmamos terminar en mitad de tabla o lograr una permanencia tranquila. Queremos ir paso a paso. Si luego avanza la temporada y estamos bien, adelante.

 

P.: ¿Cómo es el nivel del Grupo 18?

D.: El más fuerte. Están Toledo, Conquense, Guadalajara y Manchego de capitales de provincia, además del Albacete B, La Roda… No hay equipos flojos y los que ascienden son cercanos a Madrid, por lo que pueden tener más facilidades para reforzarse con gente de allí. Es un grupo muy competitivo.

 

Los clubes de Valladolid no apuestan

 

P.: ¿Tienen intención de volver a Valladolid?

D.: No me preocupa no volver. En el momento en el que tomas la decisión de crecer, te da igual el lugar. No es la prioridad estar en casa ahora mismo. Normalmente, cuando sales se te valora más. Si es contexto profesional, sí; ya no solo a Valladolid, sino a Castilla y León. Allí [en Castilla-La Mancha] hay presupuestos bastante altos.

M.: No tengo ninguna intención. Me considero vallisoletano, pero pienso lo mismo que David. Solo volvería para crecer.

 

P.: ¿Qué falta en Valladolid para llegar a ese nivel?

D.: La economía siempre es importante y aquí la mentalidad es otra porque muchos jugadores pagan por jugar.

M.: Los clubes de la ciudad no apuestan por ello. En los pueblos sí hay más apuesta. No hay receta para el crecimiento, pero todos tienen que poner su granito porque al final todo es una cadena.

Noticias relacionadas