David Martín, el vallisoletano que sueña con pelear en la UFC: "Me gusta ponerme al límite"

David Martín, apoyado en la verja del octógono. A. MINGUEZA

El actual campeón de España amateur, que entrena entre cuatro y seis horas al día para llegar a lo más alto, se define como "un atleta nato" y pasa la mayor parte de su tiempo en el Centro Deportivo Shotokan, ubicado en el Paseo de Zorrilla.

El deporte es sacrificado, aunque unas modalidades son más -todavía- que otras. Es el caso de las artes marciales mixtas (MMA), que han adquirido un mayor protagonismo desde la retransmisión de la UFC en el canal 'GOL'. Aunque aquello queda lejos, David Martín Sánchez (1991, Valladolid) pelea por llegar a su máximo nivel para poder competir con los mejores.

 

De momento, este vallisoletano, que se inició a los 16 años en kick boxing y tuvo un breve paso por el ejército, es el actual campeón de España amateur de las artes marciales mixtas, el deporte de contacto "más completo y evolucionado". Lo consiguió en Zaragoza ante "un chico de Barcelona que había sido campeón". "Fue una victoria muy buena, con un KO en el primer asalto. La pelea duró cuatro minutos y medio. Siempre gusta ganar así, llevando el peso del combate y sintiéndote bien dentro del ring", explicó.

 

Aunque ahora, como profesional, deberá adaptarse a las nuevas reglas, ya que a nivel amateur "no valen codos a la cara, ni pegar en la cabeza cuando el rival está en el suelo". Poco a poco se va acercando a lo que muchos han descubierto en la televisión hace poco y de lo que algunos califican de violento. "Está mal visto en España porque el luchador tiene una fama de macarra y agresivo, pero la gente es humilde. Cuando conozco a gente que no es así, no entreno con ella", señaló.

 

"En España está creciendo mucho por la televisión, pero falta mucho camino por recorrer. En Brasil las artes marciales tienen mucho protagonismo y hay más respeto que en Estados Unidos", comentó. Más cerca, en la frontera española, Martín destacó a Barcelona como la ciudad más importante en este deporte. De hecho, Óscar Panadero, su entrenador, llegó a Valladolid para trasladarlo. "Ha sido el primero en moverlo aquí con un par de eventos y ha gustado mucho".

 

Panadero foguea a sus luchadores en el Centro Deportivo Shotokan, ubicado en el Paseo de Zorrilla. Allí es uno de los lugares en los que David entrena "entre cuatro y seis horas al día". "Es un deporte muy físico que te exige tener una buena defensa personal. Me gusta pelear y ponerme al límite. Soy un atleta nato y lucho por llegar a lo más alto", afirmó.

 

VIAJAR PARA MEJORAR

 

Cuando no está en el centro, puede que se encuentre en un gimnasio de Palencia, donde da clases; aunque lo más seguro es que esté fuera de España. Regresó de Miami el domingo 12 de febrero y este sábado ha puesto rumbo a Tailandia. Viaja "para entrenar con los mejores y preparar los próximos eventos". El siguiente en su agenda será una pelea en Italia.

 

Además, salir de España le permite aumentar sus contactos; sobre todo destaca los de Estados Unidos. "Nunca se sabe lo que pasará. A veces llegar es cuestión de suerte. Hay gente muy buena, pero sin oportunidades", explicó.

 

El sacrificio de estar casi siempre lejos de su familia y el esfuerzo físico no son impedimentos para él. "Sarna con gusto no pica", dijo. "Mi familia está muy orgullosa de mí y eso me hace entrenar con más motiviación. Más que lo económico y llegar a lo más alto, quiero ser el orgullo de mi familia y de mi tierra; que la gente le hablara de mí y le saltaran las lágrimas y que decir mi nombre se asemejara a decir España y Valladolid", comentó.

 

Pese ser campeón de España, su mejor recuerdo en las MMA es otro: "El primer evento en Valladolid por ser aquí con toda mi familia y amigos delante". De ese combate tiene una anécdota que al final se ha quedado en eso, aunque la pelea pudo anularse. "Mi rival dijo tres días antes que no venía y me buscaron otro justo la noche antes".

 

David Martín, en el ring. A. MINGUEZA

 

"NO HAY DEPORTES INDIVIDUALES"

 

David Martín es de los que piensa que "no hay deportes individuales". "Detrás de esa persona hay muchas más: entrenador, equipo técnico, compañeros... El trabajo es de todos. Si no tuviera esto, no llegaría donde estoy", explicó.

 

Y es que, pese a que en el octónogo está solo físicamente, considera muy importante todo el apoyo y la preparación. En el centro entrena con su equipo: Los Caballeros de OC. "El nombre viene de algo parecido a los templarios que estaban por la zona de Cataluña. Es muy nuevo, con gente que está empezando y de otras disciplinas. Estamos en crecimiento", señaló.

 

Cada detalle es muy importante en las MMA, y más para alguien que quiere competir al máximo nivel. Por ello, el vallisoletano cuida mucho su dieta, que ha de ser "sana y equilibrada". "En las preparaciones debe ser estricta, sobre todo al final. Hay que hacer el recorte de peso, pero sin perder energía", comentó.

 

¿Cómo es el menú de un día cualquiera en su vida? "Cereales integrales con leche desnatada y una pieza de fruta, que suele ser un plátano, para desayunar; a media mañana un sándwich de pavo integral y un batido de proteínas; pechuga con ensalada o arroz, en la comida; pasta o arroz con atún, para merendar; y ensalada o pescado, algo lígero, en la cena".