Daniel Miguel apuesta por la formación on-line, la investigación y el relevo con docentes jóvenes

El rector de la Universidad de la Valladolid, Daniel Miguel, en el momento de recibir el bastón de su nuevo cargo de manos de Marcos Sacristán. BORIS GARCÍA
Ver album

El nuevo rector de la Universidad se pronunció de esta manera en su toma de posesión este jueves por la mañana.

El nuevo rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel San José, ha apostado este jueves por una mayor oferta formativa semipresencial y on-line, el apoyo directo a los grupos de investigación y la incorporación de jóvenes profesores que tomen el relevo de una plantilla "cada vez más envejecida".

 

Tras prometer su cargo y recibir de manos del rector saliente, Marcos Sacristán, la muceta, el birrete, la medalla de la Universidad de Valladolid y el bastón, Daniel Miguel ha pronunciado un discurso en el que ha agradecido la labor del anterior equipo de Gobierno -"todos sabemos que no han sido tiempos fáciles para nadie. Estoy convencido de que lo han hecho lo mejor que han podido"- para, a continuación, enumerar algunos de los aspectos en los que trabajarán en los próximos años.

 

La revisión de los títulos de grado y máster y la elaboración de una oferta semipresencial y on-line para facilitar el acceso a quienes engrosan el mercado laboral así como la potenciación de la oferta de titulaciones interuniversitarias con instituciones españolas y extranjeras han sido dos de los puntos abordados por Miguel, quien se ha referido también a la incorporación "cuanto antes" de profesores jóvenes que puedan relevar a una plantilla "cada vez más envejecida".

 

Tras reconocer que la crisis "ha mermado la capacidad investigadora" de muchos de los grupos de la UVA, el nuevo rector ha apostado por poner en marcha un "plan de rescate" y de "apoyo directo" que les permita afrontar la burocracia y la "complejidad" de la gestión de proyectos y por potenciar las "becas-contrato".

 

Abrir cauces para fomentar que los estudiantes se involucren en la vida universitaria; potenciar las actividades de transferencia y consultoría para facilitar los retornos; mejorar las condiciones laborales del Personal de Administración y Servicios (PAS); la intensificación de las relaciones internacionales para facilitar los intercambios de profesores y la participación en proyectos de investigación; la apertura de la universidad a la sociedad y el abordaje  de determinadas infraestructuras han sido otros de las "necesidades" enumeradas por el nuevo rector.

 

"Estamos convencidos de que nuestras autoridades (...) van a apoyarnos con firmeza y sin descanso en esta nueva etapa. De ello dependerá en gran medida el futuro de nuestra universidad", ha aseverado Daniel Miguel antes de pedir el "apoyo de todos" para la consecución de su objetivo: una universidad "de calidad".

 

De manera previa el hasta entonces rector, Marcos Sacristán, había pronunciado unas palabras de despedida en las que ponía su experiencia a disposición "del interés del todo" (la Universidad) por encima del de las partes ya que, ha precisado, cuando la mayoría piense y obre así la UVA "se liberará de una traba importante" que le impide aprovechar su potencialidad.

 

Tras aclarar que este es "uno de los males de la patria" y no sólo de la universidad, Sacristán ha apuntado a la importancia de que la institución recupere la confianza en sí misma para, a continuación, vincular algunas de las políticas educativas actuales con la falta de confianza en la universidad de "algunos sectores de la sociedad".

 

El también catedrático de Derecho Mercantil ha recordado su posicionamiento crítico con decisiones como la reducción presupuestaria, el incremento de las matrículas o la "política restrictiva de becas", punto en el que ha incidido en su "ausencia de responsabilidad" respecto a ellas y pese al hecho de que, en los últimos días, haya habido una parte de la comunidad universitaria se la ha "seguido imputando".

 

Sacristán ha agradecido a la comunidad universitaria que hace cuatro años le brindara la oportunidad de ser rector "y de haber contribuido" en la medida de sus posibilidades "a evitar las peores consecuencias de la crisis y haber contribuido a introducir mejores, muchas de ellas en curso y por lo que parece, no todas evidentes".

 

DE LA UNIVERSIDAD ANALÓGICA A LA DIGITAL

 

En el acto de toma de posesión del nuevo rector, al que han asistido personalidades de todos los ámbitos como los rectores de las universidades de León, Católica de Ávila y Miguel de Cervantes, José Ángel Hermida, Rosario Sáez Yuguero y Martín Antolín; el delegado del Gobierno y el subdelegado en Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano y José Antonio Martínez Bermejo; la teniente alcalde de Valladolid, Mercedes Cantalapiedra, o el presidente del Consejo Económico y Social, Germán Barrios, entre otros, ha tomado también la palabra el consejero de Educación, Juan José Mateos.

 

En su intervención, el titular regional de Educación se ha referido a la "obligación" de la Universidad de desarrollar competencias en innovación, emprendimiento e investigación en el marco del trabajo en equipo y en un "contexto internacional" para reconocer, a continuación, que quizá eso suponga "el ocaso de la antigua universidad analógica para ceder el paso de la digital".

 

En este escenario ha ubicado el impulso a la educación superior on-line "capaz de generar una marca universitaria propia" para, a continuación, apostar por el apoyo al profesorado y trasladar su desacuerdo con medidas como la tasa de reposición del diez por ciento, que debe ser "urgentemente revisada". "Hay limitaciones que superan al consejero y a la propia Consejería".

 

Las universidades "modernas", que no tienen que pensar que afrontar su futuro se traduce en "autogobierno para los de dentro", tienen que buscar, en primer término, responder de manera adecuada a las exigencias de la sociedad, entre las que se ha referido a un sistema "de calidad, eficiente y eficaz, así como transparente y presto a la rendición de cuentas".

 

Mateos se ha referido también a la Estrategia RIS3, que incide en la atracción de recursos para llevar a cabo la investigación, desarrollo e innovación y que busca integrar todas las políticas vinculadas a este campo "apostando por prioridades, retos y necesidades clave" así como por líneas de investigación estratégica "en íntima relación con empresas e instituciones del entorno productivo más próximo".

Noticias relacionadas