Daniel Miguel: "A este ritmo, ni en 100 años tendremos una plantilla como nos gustaría"

El rector de la UVA expresa su deseo de el Ministerio de Hacienda rebaje el nivel de restricción y amplíe "otro poco" la tasa de reposición, que ya pasó del diez al 50 por ciento.

El rector de la Universidad de Valladolid (UVA), Daniel Miguel San José, ha asegurado que las actuales restricciones vinculadas a la tasa de reposición no permitirán que la Institución académica cuente con la plantilla que le gustaría "ni en 100 años".

  

Miguel San José ha mostrado, en una entrevista concedida a Europa Press, su deseo de el Ministerio de Hacienda rebaje el nivel de restricción y amplíe "otro poco" la tasa de reposición, que ya pasó del diez al 50 por ciento en lo que considera "un paliativo pero no un remedio"; de este modo, se podría abordar la estabilidad de la plantilla, que actualmente cuenta con un tercio de profesores asociados.

  

"A este ritmo, ni en 100 años acabamos de tener una plantilla como nos gustaría", ha incidido el rector, quien ha reiterado la necesidad de reducir el porcentaje de asociados y de aumentar el de fijos, así como de ampliar la tasa de reposición, para conseguir plantillas estables.

  

Tras insistir en que "no se puede" alcanzar este objetivo con un tercio de contratados temporales, el rector de la Universidad de Valladolid se refiere a la situación en que se encuentra la Institución este año: quedarán 30 vacantes de las que, según Hacienda, se pueden cubrir 15; de ellas, un 15 por ciento se reserva para investigadores del Programa Ramón y Cajal, de modo que la cifra final de plazas a convocar es de doce para toda la UVA.

 

LA APUESTA: ESTABILIZAR A LOS INTERINOS

  

Daniel Miguel, quien ha precisado que la promoción de contratado doctor a titular consumiría una plaza, al igual que la de titular a catedrático, explica que tras las vacaciones navideñas las universidades y la Junta retomarán las conversaciones para adoptar una postura conjunta en este campo, que pasará, ha augurado, por la estabilización de los interinos.

  

"El consenso general entre las universidades y la Junta es favorecer la estabilización de los interinos, aunque decidido no está", ha señalado antes de reconocer que "todos tienen sus derechos legítimos" -tanto los que optan a titulares como los que persiguen la cátedra quedarían, si se materializa ese acuerdo, sin opciones de promoción- y que hay que atenderlos "pero con ciertas prioridades".

  

De momento y tal y como ya lo anunciara en el acto de apertura del curso 2014/2015, la Universidad de Valladolid ha convocado entre diez y 15 plazas vinculadas a un Plan de Contratación de Ayudantes Doctores debido a la existencia de "un poco de dinero" ya que, apostilla, encontrar hueco para estas cuestiones en el Presupuesto "no es fácil".

  

Con esta medida se persigue rejuvenecer una plantilla que, según un estudio realizado por su equipo de Gobierno, tiene una edad media "elevada" y además no se distribuye de manera homogénea: mientras los docentes de más edad se encuentran en Medicina o Ciencias, áreas de conocimiento con mayor número de profesores, los más jóvenes se encuentran en las ingenierías.

  

"Estamos tratando de capear el temporal en una situación compleja", defiende el rector de la UVA a la vez que se refiere al aumento en cinco de las becas de investigación como "vía de entrada" a la Universidad. "El doctorado es la piedra angular de la docencia y de la investigación y todo lo que se destine a ello es dinero bien empleado", insiste antes de recordar que se trata de programas a cuatro años con posibilidad de renovación.