Curiosidades de la 84 edición de la Copa del Rey de Rugby

A. MINGUEZA

Cachis en una mano, y paraguas en otra, los aficionados acudieron a primera hora al José Zorrilla de Valladolid para presenciar una final marcada por el viento y la lluvia, y la victoria del equipo de Barcelona.

"¡Que el mal tiempo no nos quite la diversión!" O al menos eso debieron pensar los primeros valientes que ya, a las 09:30 horas de la mañana, se reunían en las inmediaciones del estadio José Zorrilla para disfrutar de la LXXXIV edición de la Final de la Copa del Rey de Rugby entre El Salvador y Santboiana. Aún es pronto para saber a qué hora terminarán, los más devotos, el tercer tiempo.

 

Con el cachi de cerveza en una mano, y el paraguas en otra, ni la lluvia ni el viento impidieron que la gente disfrutara de un evento único. Aunque, es cierto, las condiciones meteorológicas influyeron mucho en el aspecto del estadio ya que las gradas bajas de los fondos y los laterales quedaron prácticamente desiertas, en especial a raíz de que durante los primeros minutos del encuentro arreciera la tormenta. Aún así, sentados en butacas, sí se alcanzarían las 22.000 personas en un recinto con capacidad para algo más de 26.000.

 

Los que más disfrutaron, gracias a la victoria de su equipo, fueron los más de 700 aficionados que llegaron a Valladolid desde Santboi de Llobregat (Barcelona) para acompañar a su equipo. El club catalán vendió en torno a mil tickets, de los 1.200 proporcionados para el partido.

 

Los reventas trataron, con éxito dispar, hacer su agosto en la puerta de las entradas al estadio. Aunque todo el papel estaba vendido, lo cierto es que el mal tiempo propició que la imagen dentro del campo no fuese como la de la edición del año pasado.

 

Los que también estuvieron muy pendientes fueron los 151 periodistas acreditados para la final. Y, como anécdota, hay que señalar los 140 euros que ha costado cada balón, y que han sido facilitados por Ecovidrio, colaboradora en el evento.

 

12 Copas para la Santboiana

 

Con este triunfo de 2017 el equipo catalán suma su duodécima Copa del Rey (o equivalente) desde que en 1931 consiguiese la primera. Desde el 2000 no lograba este entorchado. Es el equipo decano del rugby español, fundado en 1921, y que además acumula siete títulos del liga y cuatro copa ibéricas.

 

Por su parte los vallisoletanos se quedan sin revalidar el título y sin sumar su octava Copa.

Noticias relacionadas