¡Cuidado con los abrazos! A la cárcel una mujer en Valladolid por robar con este método a personas mayores

Las muestras de afecto pueden llegar envenenadas. Una mujer ha sido detenida por siete robos que le reportaron un botín cercano a los 3.000 euros.

La identidad de la mujer responde a las iniciales E.D.Z. y ya está ingresada en prisión tras ser detenida en Valladolid por la presunta sustracción mediante abrazos y otras muestras de afecto de objetos de valor a personas mayores en siete hurtos en los que pudo obtener un botín cuyo importe rondaría los 3.000 euros.

 

Según han informado a Europa Press fuentes de la investigación, las víctimas de estos "hurtos afectivos" eran personas de avanzada edad que portaban relojes y joyas de oro.

 

La mujer detenida, con tres antecedentes policiales, cometió presuntamente estos hechos entre mediados de junio y el 13 de agosto con el mismo 'modus operandi', en virtud del cual tres o cuatro personas, a bordo de un vehículo, se acercaban a la presunta víctima y le preguntaban por un hospital o similar.

 

Una vez que esta persona les indicaba el lugar por el que le habían preguntado, se lo agradecían mediante besos, abrazos o gestos similares con los que conseguían distraer la atención de la víctima y de esta forma le sustraían los objetos de valor que portaba. Entre los objetos sustraídos se encuentran tres relojes de oro, dos cadenas de oro con un crucifijo y una pulsera y una cadena de oro.

 

Los investigadores observaron en la vía pública a una mujer cuyas características físicas coincidían con las de una persona que había sido reconocida fotográficamente, por varias víctimas de delitos de hurto, cometidos por el procedimiento del abrazo, por lo que procedieron a su detención.

 

La detenida pasó el día 15 de agosto a disposición de la Autoridad  Judicial que decretó su ingreso en prisión, ya que también había cometido un delito de robo con violencia en octubre del año pasado. En ese robo con violencia se apoderó de 350 euros de una persona a la que cuidaba amenazándola con un cuchillo.