Cuestionario Ágreda: Ana Azorín

Ana Azorín, actriz. Uno recuerda muchas más cosas de las que la gente cree. Yo, por ejemplo. Aquel día 25 de noviembre, viendo Eloísa está debajo de un almendro, en el Teatro Zorrilla. Entre todos los actores y actrices del reparto sobresalía con luz propia una actriz que interpretaba tres personajes diferentes. 

Se llama Ana Azorín. Ha pasado ya una semana, pero les aseguro que no ha pasado ni un día en que no haya pensado en la actuación tan sobresaliente con las que nos deleitó aquella noche. Ana Azorín sale de su ensimismamiento, me mira con elegancia, esboza una de sus oceánicas sonrisas y empieza a responder con suavidad. 

 

PREGUNTA.- ¿Qué o quién le llevó a ser actriz?

 

RESPUESTA.- Desde pequeña he leído teatro. En mi casa había muchos libros de teatro y yo leía todas las noches. Con catorce o quince años, me di cuenta de que eso que leía, quería decirlo en un escenario, poder ser esos personajes y decir esas palabras. Creo que eso fue lo que me impulsó a ser actriz.

 

P.- ¿Qué libro está leyendo actualmente?

 

R.- “París era una fiesta”, de Hemingway.

 

P.- ¿Cuál es su obra de teatro favorita?

 

R.- Una de las obras que más me marcó cuando la leí y que releo a menudo es “Romeo y Jeannette” de Jean Anouilh. Se trata de una versión más madura de la clásica historia de “Romeo y Julieta” de Shakespeare, pero con personajes más crudos y más humanos. Una historia, en definitiva, más salvaje, más descarnada.

 

P.- ¿Cuál es su idea perfecta de la felicidad?

 

R.- Poder vivir de mi profesión el resto de mi vida. Y que la cultura volviera a respetarse y a ser importante en este país, eso también me haría feliz.

 

P.- ¿Qué le gustaría ser de no haber sido actriz?

 

R.- Nada.

 

P.- ¿Cuál es la cualidad que más le gusta de una persona?

 

R.- La capacidad de autocrítica. También valoro mucho la sinceridad y el sentido del humor.

 

P.- ¿Qué es lo que más valora de sus amigos?

 

R.- Que me digan lo que piensan y no sólo lo que yo quiero oír (y ojo, que, a veces, cuesta mucho escucharlo).

 

P.- Díganos un verso de D. Juan Tenorio que le venga a la cabeza

 

R.- “Llamé al Cielo y no me oyó;

y pues sus puertas me cierra,

de mis pasos en la Tierra,

responda el Cielo, y no yo”.

 

P.- ¿Quiénes fueron sus referentes en el teatro?

 

R.- Me aficioné al teatro leyendo obras de Ana Diosdado, Antonio Gala, Alfonso Sastre, etc. También he leído mucho a Jardiel Poncela, que me encanta. Y en cuanto a autores contemporáneos, me quedo con Ramón Paso (biznieto de Jardiel, por cierto), por los temas que trata y por cómo los trata. Él ha sido mi referente teatral en muchos aspectos.

 

P.- ¿Cuál es su estado de ánimo actual?

 

R.- Estoy muy ilusionada con los proyectos que tengo ahora mismo en marcha, y preocupada por la deriva política y social que está siguiendo nuestro país, y, en general, el mundo.

 

P.- ¿A qué tiene miedo?

 

R.- A la sociedad que estamos creando, carente de ética y de valores positivos.

 

P.- ¿Cuándo se deja de ser joven?

 

R.- Yo creo que, mentalmente, se puede ser joven toda la vida. Lo cual no tiene por qué ser necesariamente bueno.

 

P.- ¿En qué está ocupada ahora?

 

R.- Estoy de gira con “Eloísa está debajo de un almendro”, de Jardiel Poncela (versión de Ramón Paso y dirección de Mariano de Paco Serrano); y a punto de reestrenar “Usted tiene ojos de mujer fatal… en la radio”, de Jardiel Poncela y Ramón Paso (dirigida por Ramón Paso) en el Teatro Fernán Gómez – Centro Cultural de la Villa, en Madrid.

Noticias relacionadas