Cuatro viviendas de la provincia de Valladolid rehabilitadas gracias a un programa de la Junta

El consejero de Fomento, en el centro, junto a los alcaldes de las localidades y otras autoridades.

Alcazarén, Pedrosa del Rey, Trigueros del Valle y Valdestillas han firmado un convenio con la consejería de Fomento para unirse al plan Rehabitare, que invertirá casi 195.000 euros en estas cuatro localidades. 

El presupuesto total de las rehabilitaciones será de 194.280 euros, según ha indicado la Junta de Castilla y León a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

Estas cuatro viviendas se suman a las cinco que se rehabilitaron en la provincia de Valladolid el año pasado, en Matapozuelos, Valbuena de Duero, Alaejos, Villalón de Campos y Campaspero, actuaciones en las que se invirtieron 240.888 euros. En total, entre 2016 y 2017, la Consejería ha destinado 435.168 euros a este programa en la provincia de Valladolid, mientras que la inversión global acumulada en los dos años asciende a unos 4.275.000 euros.

 

El programa Rehabitare, que desarrolla la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, consiste en rehabilitar viviendas propiedad de los ayuntamientos que se encuentran en desuso con el fin de ofrecerlas en régimen de alquiler social a personas con dificultades de acceso a la vivienda por razones económicas. Las viviendas se ubican, por lo general en los cascos urbanos, lo que permite optimizar las infraestructuras existentes, evitar el deterioro del patrimonio municipal y mejorar la estética urbana.

 

Una vez rehabilitadas, las viviendas se incorporan al parque público de vivienda de Castilla y León para ofrecerlas en régimen de alquiler social. Son los ayuntamientos los que determinan el precio del alquiler, que no puede exceder de la tercera parte de los ingresos de la unidad familiar, así como las personas que ocuparán las viviendas en función de las necesidades de cada municipio. Además, tendrán preferencia los colectivos de especial protección que figuran en la Ley del Derecho a la Vivienda de Castilla y León.

 

Una vez firmado el convenio, el consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha visitado una vivienda rehabilitada en Villalón de Campos, cuyas obras han supuesto una inversión de 39.688 euros, un presupuesto destinado a cambiar las carpinterías, renovar las instalaciones de electricidad, fontanería y calefacción, mejorar el aislamiento de las fachadas, subsanar humedades en la cubierta, así como obras interiores de cambio de solados, reposición de cerámicas y pintado.

 

En este sentido, Suárez-Quiñones ha defendido la continuidad del programa Rehabitare por su cuádruple efecto, pues "soluciona problemas" de acceso a la vivienda de las personas y familias "más necesitadas"; contribuye a la "dinamización" económica del medio rural; "embellece" el patrimonio inmobiliario de los pueblos e incide en la "fijación" de población en el medio rural, al que hay que dar "actividad económica, servicios y confortabilidad", ha apostillado el consejero.

 

Asimismo, ha destacado la consolidación del programa que, tras suspenderse por razones presupuestarias en 2010, se reinstauró el año pasado y ha permitido incorporar entre 2016 y 2017 un total de 103 viviendas al Parque Público de Alquiler Social.

Noticias relacionadas