Cuatro personas perdieron la vida en carreteras de Valladolid durante el verano pasado

En todo Castilla y León fueron 28 las personas fallecidas en accidente de tráfico entre los meses de julio y agosto.

El verano del año pasado fallecieron 28 personas en accidentes de tráfico (18 fallecidos en julio y diez en agosto) y seis resultaron heridos graves. El objetivo es y rebajar esas cifras. En las carreteras de Valladolid fueron cuatro personas las que perdieron la vida durante el verano pasado.

 

La DGT ha apuntado que ocho de cada diez fallecidos se produjeron en accidentes mortales que tuvieron lugar en carreteras convencionales, es decir, aquellas vías que no tienen separación de sentidos de circulación. Por tanto, atención a los viajes cortos por estas carreteras que es donde los conductores tienen que extremar la prudencia y la DGT reforzará la vigilancia.

 

El 62 por ciento de los accidentes mortales se debieron a salida de la vía, detrás de lo cual suele estar una velocidad excesiva y/o alguna distracción.

 

El 39 por ciento de los fallecidos durante el verano fueron vulnerables. Por tanto, se lanza un doble mensaje, primero un llamamiento a los conductores de los vehículos de cuatro ruedas (que son los que generan el riesgo) para que respeten al resto de usuarios de la vía y, por otro, a motoristas, ciclistas y peatones para extremar la precaución al ser los más vulnerables.

 

La DGT ha destacado la importancia del uso del cinturón y del casco y ha recordado que en el verano de 2019 los dos ciclistas fallecidos no llevaban casco, aunque sí los ocho motoristas que perdieron la vida, pero tres de los ocupantes fallecidos en turismos o furgonetas no llevaban el cinturón de seguridad.

 

La franja horaria con mayor concentración de accidentes es después de comer, ha incidido la DGT, que ha expresado además su preocupación por algunas cuestiones.

Noticias relacionadas