Cuatro detenidos por comprar bebidas y alimentos robados en polígonos industriales de Valladolid y otras provincias

El material intervenido por la Guardia Civil

Se dedicaban a la recogida del material robado por una banda, ya desarticulada previamente, para posteriormente ponerlos a la venta en diversos establecimientos.

La Guardia Civil ha cerrado la operación 'Lopo', que ha permitido la detención de cuatro ciudadanos chinos en Móstoles (Madrid) como presuntos autores de la compra de lotes de bebidas alcohólicas, alimentos y herramientas que fueron sustraídos en, al menos, 18 robos en polígonos industriales del norte y centro del país.

 

Concretamente, según la información facilitada por el instituto armado a Europa Press, la investigación ha permitido esclarecer 18 robos en empresas de las provincias de Salamanca, Valladolid, Gijón, Navarra, Orense y Palencia.

 

Los cuatro detenidos en la segunda fase de la operación 'Lopo', apresados el pasado 4 de diciembre, se dedicaban a la recogida del material robado por una banda, ya desarticulada previamente, para posteriormente ponerlos a la venta en diversos establecimientos.

 

En los registros de los dos domicilios de residencia de los detenidos, así como otro en un establecimiento comercial regentado por ellos mismos, la benemérita ha podido recuperar productos comestibles, así como "gran cantidad de bebidas alcohólicas a los que los ciudadanos chinos le daban fácil salida en el mercado".

 

Con estas detenciones, la Guardia Civil da por finalizada la investigación, llevada a cabo por personal de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Salamanca y que ha sido dirigida por la Titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Salamanca, que ha permitido "la desarticulación total del grupo criminal".

 

En suma, con las dos fases de la operación completadas, el instituto armado ha detenido a seis ciudadanos rumanos, uno búlgaro, uno español y cuatro chinos, junto a un total de nueve registros, ocho en domicilios y uno en un establecimiento comercial.

 

PRIMERA FASE

 

En la primera fase, el dispositivo ya permitió detener a ocho personas personas de nacionalidad rumana, búlgara y española en las provincias de Segovia, Madrid y Guadalajara, donde se encontraban los máximos responsables del grupo criminal investigado.

 

Asimismo, según la información remitida por el Instituto Armado a Europa Press, los agentes procedieron a seis registros domiciliarios en diferentes domicilios de las localidades de Villalbilla, Alcalá de Henares y Móstoles (Madrid) y Loranca de Tajuña (Guadalajara).

 

Alguno de estos inmuebles eran utilizados como almacenes y puntos de distribución de las mercancías que sustraían, y una casa de Guadalajara era "el centro de operaciones" y domicilio del cabecilla de la organización, desde donde partían sus miembros para cometer los robos en polígonos industriales de cualquier localidad de la geografía nacional.

 

El grupo criminal estaba compuesto en su mayoría por ciudadanos rumanos, "altamente especializados en el ámbito delincuencial", y el cabecilla empleaba hasta once identidades diferentes, con "unas medidas extremas de vigilancia en todos sus desplazamientos y acciones delictivas para evitar la acción de los investigadores de la Guardia Civil".

 

INICIO DE LA INVESTIGACIÓN

 

La investigación se inició en el mes de octubre de 2017 con motivo de un robo con fuerza en una industria de fabricación de embutidos y jamones de la localidad de la Cabeza de Béjar (Salamanca), al que siguió en la misma provincia un nuevo robo en el pasado mes de junio, en el término municipal de Martinamor (Salamanca).

 

Después, según la investigación, el grupo criminal se subdividió en dos secciones para incrementar su actividad delincuencial, lo que hizo que "fuese más complejo aun su seguimiento y control de actividades".

 

Hace unas semanas, con motivo del inicio de la campaña navideña, la Guardia Civil detectó que sus miembros habían empezado a incrementar su actividad delictiva, y la investigación permitió conocer que iban a dar un nuevo un golpe en la localidad de Palencia, el cual ejecutaron en la madrugada del 7 de noviembre de 2018.

 

En ese momento, robaron, en la nave de una empresa dedicada a la distribución de bebidas y productos de hostelería, "gran cantidad de diferentes bebidas alcohólicas y un número considerable de cestas y lotes navideños", y huyeron "inmediatamente" hacia su base de operaciones para ocultar la mercancía, un objetivo que no consiguieron al ser interceptados los dos vehículos en los que viajaban en la provincia de Segovia.

 

Esta actuación precipitó la "explotación de la operación" en las provincias de Madrid y Guadalajara ante la posibilidad de que la otra parte del grupo, ya dividido en dos, pudiera huir del país, según ha informado la Guardia Civil.

 

Así pues, a lo largo del 7 de noviembre, agentes de la Comandancia de Salamanca detuvieron al resto de miembros del grupo criminal y realizaron los diferentes registros autorizados en los que se incautaron (además de todo lo sustraído la noche anterior en la localidad de Palencia), "gran cantidad" de bebidas alcohólicas, productos de alimentación, herramientas y aparatos de televisión e informática, algunos de ellos ya reconocidos como procedentes de robos cometidos en diferentes empresas ubicadas en polígonos industriales de las provincias de Orense y Navarra.

Noticias relacionadas