Cuatro Bomberos de Valladolid viajan al Sahara en un voluntariado en el que aportarán trabajo y formación

Viajan en una caravana humanitaria a bordo de dos vehículos donados, repletos de material, y permanecerán durante quince días formando a los 30 bomberos en los campos de refugiados.

Cuatro bomberos de Valladolid han comenzado este miércoles un largo viaje que les llevará, como voluntarios, hasta el Sahara. Lo harán al mando de dos vehículos, una furgoneta y un todo terreno, que donarán al Cuerpo de Bomberos de los Campos de Refugiados, y que van “repletos” de ayuda humanitaria.

 

Enrique López Calvo, Eduardo Flecha Pérez, Miguel Valls Sánchez y Álvaro Calvo García se unen así a la caravana humanitaria anual que parte desde Madrid, concretamente organizada por una radicada ONG Rivas Vaciamadrid. Son tres años consecutivos los que algunos de los bomberos vallisoletanos colaboran con un apasionante proyecto que pretende dotar de material y conocimientos técnicos a los cerca de 30 bomberos repartidos en tres parques en la zona de refugiados del Sahara, concretamente en Rabuni (parque central), Dakhla y Auserd

 

Asimismo, se trabaja en la construcción de un cuarto parque 8en Smara y de un hospital. “Nuestra labor allí será la de formar a los efectivo saharauis con curso de primeros auxilios y  formación en accidentes de tráfico, entre otras labores, aunque nos tocará hacer de albañiles y de todo lo que se precie”, dice un ilusionado Eduardo Flecha, quien también relata que llevarán material en desuso en el Cuerpo de Bomberos de Valladolid y que allí tendrá una segunda oportunidad.

 

El viaje será largo. Este mismo miércoles han salido con dirección a Alicante donde tomarán un ferri que les dejará en Argelia, concretamente en Oran. Desde allí viajarán durante la frontera de Mauritania hasta llegar a los Campaments de Tinduff (Wilaya de Rabuni y Wilaya de Smara y los territorios liberados próximos al muro (tifaratti), según indica el Flecha. Durante quince días trabajarán con los bomberos nativos. “Queremos dotarlos de medios y crear un cuerpo al menos semiprofesional. En la actualidad solo cobran el 25 por ciento del Gobierno saharaui y el resto se nutren de ayudas, pero un sueldo medio puede ser de unos 80 euros mensuales”.

 

Eduardo Flecha además recalca que todos lo bomberos que acuden con voluntarios. “Nos costeamos los viajes nosotros mismos y aprovechamos nuestros días de vacaciones”. Será una experiencia “apasionante” y seguro que inolvidable para los cuatro bomberos vallisoletanos que dejarán sus conocimientos de la profesión en forma de semilla. Seguro que se lo agradecerá el pueblo saharaui.