Cuaresma pregona la Navidad en Medina del Campo y recuerda que el Nacimiento de Jesús es el centro de la celebración

Medina del Campo es, para Ángel Cuaresma, "la villa ideal para disfrutar también de la Navidad" pues hay muchos nacimientos que admirar, iglesias por recorrer, amigos y familiares a los que ver y con lo que quedar y otras muchas actividades.

El delegado del grupo Intereconomía en Castilla y León, el periodista Ángel Cuaresma, ha recordado este viernes que lo que se celebra en Navidad es el nacimiento del Niño Jesús aunque también ha reconocido que estos días de fiesta también tienen su parte mundana aunque "el pequeño Jesus, que es listo como los ratones colorados" sabe que se hace también por él "y en su honor".

 

Así lo ha manifestado el periodista vallisoletano en el pregón de Navidad que ha ofrecido este viernes en el Santuario del Carmen de la villa de Medina del Campo, una localidad que "quiere" y que ha protagonizado "episodios de crucial importancia para la historia y la economía" como la muerte de Isabel la Católica, su papel en la guerra de las Comunidades o su tradición comercial desde que se firmó la primera letra de cambio.

 

Medina del Campo es, para Ángel Cuaresma, "la villa ideal para disfrutar también de la Navidad" pues en la Villa hay muchos nacimientos que admirar, iglesias por recorrer, amigos y familiares a los que ver y con lo que quedar y otras muchas actividades.

 

Son días en los que las familias regresan con los suyos, "como aquella familia de Nazaret que viajaba en un burrito sabanero atorado por el peso y las inclemencias meteorológicas camino de Belén", donde nació el Niño Jesús, en un portal, entre pajas y al calor de una mula y un buey.

 

Por ello, el periodista se pregunta cómo se vive la Navidad hoy, a lo que responde con la creencia de que lo que realmente se celebra "es lo que hay que celebrar", es más, cree que hasta "los menos apegados al Misterio, en el fondo o inconscientemente" celebran el Nacimiento del Niño Jesús.

 

"Podremos cambiar el nombre a la fiesta, podremos llamarlo vacaciones de invierno, podremos cometer los mayores excesos luego en Nochevieja y Año Nuevo, pero en realidad, lo que estamos celebrando es la Navidad". ha subrayado Cuaresma.

 

A estas alturas del mes de diciembre el Belén ya debería estar montado y ahora toca las compras, escribir la carta a los Reyes Magos, mirar algo de ropa o juguetes y aunque el pregonero sabe que este "no es el verdadero espíritu de la Navidad" cree que "no es malo", no es malo hacer "algún exceso " estos días y aunque algunos lo llaman "consumismo" se pregunta "que sería de la sociedad, de la economía o de las empresas y sus trabajadores" si sólo se consumiera lo que se necesita.

 

Por ello, "conforme a sus posibilidades y mejor criterio" el pregonero llama a celebrar la venida del Niño "de manera mundana".

 

Ángel Cuaresma ha querido concluir su pregón con un recuerdo para los que cuidan de los enfermos, los que median en las riñas familiares, los que corren veloces por las carreteras para aliviar sufrimientos, para los que cuentan cosas....

 

Sus últimas palabras han sido las que Juan Pablo II regaló en su alocución de Navidad de 2002, que pronunció al mediodía del 25 de diciembre en 62 idiomas y que en español decía así: "Feliz Navidad. Que la Paz de Cristo reine en vuestros corazones, en las familias y en todos los pueblos".